Conocimiento
 
 

Las Misticas Propiedades del Sagrado Coran
Sheikh Muzzafer Ozak (ra)

LOS 114 SURAS

 
 

1. Fatiha, La Apertura.
Si alguien recita la Fatiha regularmente como una letanía, Dios dará a esa persona todos sus deseos en este mundo y en el Más Allá y proveerá protección de todas las calamidades. Si la Fatiha es escrita en un papel e introducida en agua, Allah por Su Gracia, curará a una persona enferma que beba de esa agua, aún si ha sido pronunciada como incurable por los médicos.

2. Baqara, La Vaquillona.
La recitación de esta Sura trae protección Divina contra presagios malignos, encantamientos y magia.

3. Ali Imran, La Familia de Imran.
A quienquiera que recite esta Sura tres veces le será concedida riqueza proveniente de una fuente inesperada, y será liberado de sus deudas.

4. Nisa, Las Mujeres.
La Verdad Más Elevada mejorará las relaciones entre esposo y esposa, otorgándoles una armoniosa vida matrimonial si cualquier de ellos recita esta Sura.

5. Maida, La Mesa Tendida.
Para aquellos que la reciten cuarenta veces, Allah les concede sustento abundante, propiedades y posición.

6. Anam, El Ganado.
Las oportunidades se abren para aquellos quienes la reciten cuarenta y una veces. Sus asuntos y medio ambiente son traídos al orden, y el Uno Exaltado les protege de las maldades de sus enemigos.

7. Araf, Las Elevaciones.
Su recitación con regularidad asegura liberación del tormento en el Más Allá.

8. Anfal, Los Despojos de Guerra.
Recitada siete veces, una persona inocente obtendrá liberación de la cárcel y se hará inmune a todo lo que sea maligno.

9. Tawba, Arrepentimiento.
Recitada diecisiete veces, a uno le será otorgada satisfacción de todas sus necesidades, así como protección de los ladrones y otra gente de avería.

10. Yunus, El Profeta Jonás.
Si una persona la recita veinte veces, él será protegido de su adversario así como de todo mal.

11. Hud, El Profeta Hud.
Allah otorga seguridad de la indigencia y de ahogarse en el mar sobre aquellos quienes la recitan tres veces.

12. Yusuf, el Profeta José.
Allah devuelve a aquellos que la recitan a sus seres amados. Él también los hace atractivos a los ojos de todas Sus criaturas.

13. Rad, El Trueno.
Allah protege los hijos de aquellos quienes la recitan, de las fuerzas malignas invisibles. Su recitación rápidamente calma un niño llorando. Ambos, el (o la) que lo recita y su hijo son mantenidos a salvo del trueno y del rayo.


14. Ibrahim, El Profeta Abraham.
Recitada siete veces, uno es protegido de hostilidad, y también gana la aprobación paterna.

15. Hijr, El Canal Rocoso.
Recitada tres veces asegura el éxito en los negocios.

16. Nahl, La Abeja.
Ningún enemigo puede prevalecer sobre alguien que la recita cien veces. A través de la generosidad de Allah, él realizará sus aspiraciones.

17. Isra, El Viaje Nocturno.
Recitada siete veces, uno se hace inmune a las maquinaciones de intrigantes y personas envidiosas, y protegido de hostilidad. Un infante que sea tartamudo puede ser curado por beber el agua en la cual esta Sura haya sido sumergida.

18. Kahf, La Cueva.
Si una persona recita esta Sura en un Viernes, él será protegido de todas las desgracias y adversidades durante toda la semana siguiente. Allah lo protegerá de rebelión hacia el fin del tiempo, y del Anticristo y su malignidad. Él le otorgará también salud y bienestar.

19. Maryam, La Bendita Virgen María.
El Uno Bendito dispensará sustento y libertad de la pobreza a aquellos quienes la reciten cuarenta veces.

20. Ta-Ha, (Letras que contienen Significados Espirituales).
Recitada veinte veces, las hijas solteras encontrarán buenos maridos.

21. Anbiya, Los Profetas.
Mediante recitarla setenta veces, uno halla alivio de temores escondidos. A quien la recite con regularidad le será concedido un hijo virtuoso.

22. Hajj, La Peregrinación.
Su recitación frecuente apartará el temor de la Resurrección. La muerte será fácil.

23. Muninun, Los Creyentes.
Para aquellos quienes la reciten con regularidad, el Exaltado Señor hace que les sea sencillo el mejorar su carácter, el alcanzar el arrepentimiento, y el prosperar espiritualmente.

24. Nur, Luz.
La Verdad ancla la fe en los corazones de aquellos quienes la recitan. El los salvaguarda de las tentaciones de Satanás.

25. Furqan, El Criterio.
A quienes la recitan siete veces, el Señor les otorga seguridad de la maldad de sus enemigos, y les mantiene apartados de lugares nocivos.

26. Shuara, Los Poetas.
Recitado siete veces el Uno Exaltado hace a una persona amada de la creación, y fácil de llevarse bien con él.

27. Naml, Las Hormigas.
Recitado constantemente, la Divina protección es dispensada, para la crueldad de los tiranos.

28. Qasa, La Narración.
Recitado siete veces, el Uno Exaltado salvará a una persona de un serio accidente y de un gran enemigo.

29. Ankabut, La Araña.
Si una persona escribe la Sura íntegra, y luego bebe el agua en la cual haya sido sumergida, Allah generosamente suprimirá sus distracciones y restablecerá el vigor de su memoria.

30. Rum, El Imperio Romano.
Si es recitada tres veces antes de la batalla, los soldados del Islam recibirán Divina asistencia y por ello alcanzarán la victoria.


31. Luqman, El Sabio.
Recitada siete veces, Allah concede curación para males espirituales y para indisposiciones físicas, tales como el dolor de estómago.

32. Sajda, La Posternación.
Si esta Sura es escrita íntegramente y luego puesto dentro de una botella cerrada herméticamente y es enterrada en una de las esquinas de la casa, ese hogar estará a salvo del fuego y de la hostilidad.

33. Ahzab, Los Confederados.
Los negocios prosperarán para el comerciante que la recite cuarenta veces. Allah suavizará sus dificultades y lo bendecir.

34. Saba, La Ciudad de Sheba.
Si uno la recita setenta veces, el Señor resolverá grandes y complejos problemas.

35. Fatir, El Originador de la Creación.
Su recitación coloca a salvo de la malignidad de fuerzas invisibles, demonios y demonios en forma humana. El Uno Exaltado bendice las vidas de aquellos que la recitan con regularidad.

36. Ya-Sin, (Letras que contienen Significados Espirituales).
Complicados problemas son resueltos mediante recitarla setenta veces. Si es recitada después del lavado ritual de una persona muerta, y nuevamente durante el entierro, en el funeral estarán presentes ángeles de misericordia en cantidades conocidas solamente por Allah. La persona que ha muerto tendrá un interrogatorio fácil y le será evitado el tormento de la tumba. Si uno bebe el agua en la cual esta Sura haya sido sumergida, el Exaltado Señor colma su corazón con una luminosidad que desvanece todo sufrimiento y ansiedad. Como letanía a la mañana y a la noche, trae salvación de la pobreza mundana, provee seguridad del tormento en el Más Allá, y confiere un elevado nivel en el Paraíso.


El bendito mensajero dijo:

“Todo tiene un corazón y el corazón del Corán es el Sura Ya-Sin”.


37. Saffat, Alineados por Rangos.
Abundante sustento es dado a quienes la reciten siete veces.

38. Sad, (Letra que contiene Significado Espiritual).
Aquellos que reciten esta Sura con regularidad son inmunes al daño proveniente de demonios y demonios en forma humana.

39. Zumar, Las Multitudes.
Quienes la reciten habitualmente gozan de honor en presencia de la Verdad y se benefician de la generosidad Divina.

40. Mumin, El Creyente.
El Uno Exaltado otorga los deseos de aquellos que la recitan siete veces.

41. Fussilat, Explicación Detallada.
Mediante el recitado de esta Sura una vez, uno se hace inmune a los perjuicios provenientes de ladrones, carteristas y bandidos.

42. Shura, Consejo.
El Uno Glorioso quita el temor del enemigo de aquellos que la recitan treinta veces.

43. Zukhruf, Ornamentos de Oro.
Las insinuaciones de Satán no pueden penetrar en el corazón de uno que la recita.

44. Dukhan, Humo o Niebla.
Una persona que la recita constantemente es amada por todos.

45. Jathiya, Doblando la Rodilla.
Si un viajero la recita cuarenta veces antes de su partida, su viaje será bendecido y él retornará sano y salvo a su hogar.


46. Ahqaf, Serpenteando Canales de Arena.
Si uno escribe íntegramente esta Sura y luego coloca el papel dentro de un cofre o de un armario, las telas serán protegidas de la polilla.

47. Muhammad, El Profeta Muhammad.
Si es recitada cuarenta veces por día en tiempo de guerra, Allah otorgará una victoria sin riesgos para los ejércitos del Islam, y el enemigo será conquistado y esparcido.

48. Fath, Victoria.
El Exaltado Señor hará que las cosas ocurran sin tropiezos para aquellos que la reciten cuarenta y una veces. Si es recitada diariamente en conjunto con la Sura Muhammad el enemigo huirá del campo de batalla.

El difunto Ghazi Naji Efendi ordenó que estas dos Suras fueran recitadas por los hafizes en el Ejército Turco, durante una crítica etapa de la Batalla de Sakarya en la Guerra de la Independencia. Por medio de la intervención Divina, el enemigo se retiró del campo de batalla e incapaces de reagruparse, fueron muy pronto empujados fuera de Izmir hasta dentro del mar.
Yo escuché sobre este incidente a Naji Efendi en persona, quiera la abundante Misericordia de Allah ser con él.

49. Hujurat, Los Departamentos Interiores.
Si es recitada siete veces por una persona que no puede hallar cura para su enfermedad, el Uno Todo-Glorioso proveerá el remedio, y restablecerá a Su servidor a la buena salud.

50. Qaf, (Letra que contiene Significado Espiritual).
Mediante recitarla tres veces cada noche del Viernes, uno se asegura una visión impecable, y un brillante y feliz augurio futuro.

51. Dhariyat, Los Vientos Dispersantes.
Recitada setenta veces durante un período de escasez, el Exaltado Señor benignamente traerá abundancia y hará próspera toda cosecha.


52. Tur, Monte Sinaí.
Allah restablecerá a la salud a una persona enferma por cuyo beneficio se recite tres veces. Su recitado también traerá amor y armonía a una pareja que tenga problemas maritales.

53. Najm, La Estrella.
Recitada veintiuna veces asegura la obtención de los deseos y metas.

54. Gamar, La Luna.
Su recitado lo rescata a uno de los temores.

55. Rahman, Allah el Más Benevolente.
Su recitación asegura un corazón feliz, paz en el hogar y éxito en los negocios.

56. Waquia, El Acontecimiento Inevitable.
El Uno Glorioso hace a quienes lo reciten independientes de otros, mediante otorgarles riquezas y acordarles una elevada posición. Si uno desea las riquezas del mundo, debiera recitar esta Sura diariamente entre las plegarias del ocaso y de la noche. Los beneficios serán prontamente cosechados.

57. Hadid, Hierro.
Recitada setenta veces, uno alcanza éxito en su trabajo, mayores fuerzas, y será exento de preocupaciones.

58. Mujadala, La Mujer Implorante.
Recitada tres veces sobre un puñado de tierra, que es luego arrojada al enemigo, los pone en fuga.

59. Hashr, La Reunión.
Recitada tres veces para una necesidad particular, el Exaltado Señor satisfará prontamente la misma.

60. Mumtahina, La Mujer Quien es Probada.
Recitada habitualmente, toda hipocresía será quitada del corazón.


61. Saff, Orden de Batalla.
Recitada tres veces y luego soplada sobre una persona, ésta no podrá ser derrotada.

62. Juma, La Congregación.
Recitada cinco veces, la amorosa armonía será restaurada entre un esposo en discordancia con su esposa.

63. Munafiqun, Los Hipócritas.
Recitada cien veces, una persona se hace inmune a las habladurías de las lenguas envidiosas.

64. Taqhabun, Mutuas Ganancias y Pérdidas.
Mediante recitarla siete veces, uno se asegura la Divina protección para los valores escondidos.

65. Talaq, Divorcio.
Recitada siete veces constituye una protección contra los perjuicios de mujeres malintencionadas. Ella garantiza la liberación de las deudas y la adquisición de riquezas provenientes de una fuente inesperada.

66. Tahrim, El Declarar Ilegítimo.
Si una pareja casada recita esto con la intención de alcanzar buenas relaciones, este deseo será conferido.

67. Mulk, Soberanía.
Recitada siete veces, una persona se hace exenta de infortunios y encuentra aquello que haya perdido. Recitada continuamente desde el ocaso hasta el alba asegura salvación del tormento de la tumba y facilidad para contestar el interrogatorio en la tumba.

68. Qalam, La Pluma.
Recitada diez veces, serán satisfechas las necesidades y será dada protección contra el mal de ojo.

69. Haqqa, La Segura Realidad.
La persona que esto recite rechazará al enemigo y estará a salvo de los males que este le lance.

70. Maarij, Los Medios de Ascenso.
Recitada diez veces, uno se pone a salvo de los terrores de la Resurrección.

71. Nuh, El Profeta Noé.
Una sola recitación aleja al enemigo.

72. Jinn, Los Espíritus.
Recitada siete veces suministra amparo contra el mal de ojo, los maleficios de los jinn y del demonio, y los abusos verbales. Los niños pequeños son también protegidos de todas las aflicciones.

73. Muzzammil, Aquél Quien está Vestido.
Si se recita a un niño asustado, sus temores le abandonarán.

74. Muddaththir, Envuelto en una Capa.
Su recitación lo hace a uno seguro de todo daño.

75. Qiyama, la Resurrección.
Mediante su habitual recitado, uno se verá libre de las aflicciones de la Resurrección.

76. Dhar, El Tiempo.
Por su recitación siete veces, uno desvía el mal, se hace cercano a las personas de la familia del Profeta, y gana su intercesión.

77. Mursalat, Los Vientos Enviados hacia delante.
Su recitación preserva de la calumnia.

78. Naba, Las Grandes Noticias.
Recitada cada día después de la plegaria de la tarde, la radiancia de esta gloriosa Sura iluminará la obscuridad de la tumba.

79. Naziat, Los Angeles Quienes Desgajan.
Aquellos que reciten esta Sura con regularidad no sentirán la agonía de la muerte. En el instante de exhalar su aliento final, entregarán sus almas con facilidad al Angel de la Muerte.

80. Abasa, El Desaprobó.
Recitada tres veces por un propósito específico, se verán colmadas nuestras necesidades.

81. Takwir, El Replegamiento.
Aquellos que la reciten causarán una fuerte impresión en todos los que les rodeen.

82. Infitar, La Partición en Dos.
Aquellos que la reciten constantemente morirán en arrepentimiento, bendecidos con la ayuda Divina.

83. Mutaffifin, Tratando con el Fraude.
Aquellos que la reciten siete veces serán bendecidos en sus empresas comerciales.

84. Inshiqaq, El Arranque Adelante.
Para aliviar los dolores del parto, una mujer debiera beber el agua en la cual esta Sura ha sido inmersa.

85. Buruj, Los Signos del Zodíaco.
Recitada veintiuna veces, frutrará los malignos designios de un enemigo.

86. Tariq, El Visitante Nocturno.
Recitada tres veces, protegerá de los males de los jinn, los demonios, ladrones y maleantes.

87. Allah, El Más Alto.
Ningún daño jamás tocará el huerto donde esta Sura sea colocada.

88. Ghashiyah, El Acontecimiento Abrumador.
El alivio es rápidamente obtenido para el reumatismo y el dolor de muelas por aquellos que recitan esta Sura.

89. Fajr, El Amanecer.
Su recitación trae protección de la ira de aquellos que ocupan altas posiciones.

90. Balad, La Ciudad.
Su recitación actúa como un antídoto inmediato para la visión fatigada, y para todos los desórdenes espirituales.

91. Shams, El Sol.
Recitada veintiuna veces, desembaraza de todos los temores.

92. Layl, La Noche.
Recitada veinte veces, constituye una protección contra los miedos.

93. Duha, La Gloriosa Luz Matutina.
A fin de recuperar bienes robados, recítese cuarenta y una veces.

94. Inshirah, Expansión.
A fin de recibir bendiciones para nuevas prendas de vestir, recítese tres veces en el día cuando ellas se usen por vez primera. Si uno la recita mientras se afeita, jamás experimentará la pobreza.

95. Tin, El Higo.
Mediante recitarla setenta veces, uno adquiere belleza en los ojos de todo el mundo.

96. Iqra, Lee y Proclama!
Si una persona la recita siete veces antes de visitar a gentes de alto rango, sus necesidades serán colmadas y él será tratado con respeto.

97. Qadr, (La Noche de) Poder.
Si una persona recita esta Sura mil veces en la víspera de Ramadán, él soñará con el Exaltado y Glorioso Señor. Si él la recita quinientas veces en la noche del Lunes, verá al noble Profeta en el reino visionario, y sus problemas serán resueltos.

98. Bayyinah, La Clara Evidencia.
Su recitado provee protección de la hostilidad.

99. Zilzal, La Convulsión.
Los enemigos de aquellos que la recitan cuarenta y una veces, serán derrotados.

100. Adiyat, Apresurándose Adelante.
Su recitado aparta el mal de ojo.

101. Qaria, El Día del Clamor.
Si es recitada para restablecer buenas relaciones entre dos personas, la paz y la armonía serán logradas.

102. Takathur, La Acumulación.
Su recitación diariamente provee salvación del tormento de la tumba.

103. Asr, Tiempo a Través de las Edades.
Recitada setenta veces, disipa todos los problemas.

104. Humazah, El Creador de Escándalo.
Recitada veinte veces, pone a cubierto de la calumnia y las maldades de la envidia.

105. Fil, El Elefante.
Recitada doscientas cincuenta veces entre las plegarias del ocaso y de la noche, mantiene a raya al enemigo.

106. Quraysh, La Tribu de Quraish.
Recitándola siete veces, el temor de ser dañado es barrido. Para bendecir una comida, uno debe recitar esta Sura y luego soplar sobre el alimento y la bebida.

107. Maun, Ayudándose Uno a Otro.
El Exaltado Señor protegerá a un niño de sufrimientos y aflicciones si esta Sura es recitada sobre el niño cuarenta y una veces.

108. Kawthar, La Fuente de la Abundancia.
Aquellos que la reciten mil veces tendrán la buena fortuna de beber el vino de Kawthar de las benditas manos del noble Mensajero.


109. Kafirun, Aquellos que Rechazan la Fe.
Recitada tres veces por día, uno estará a salvo de todas las aflicciones.

110. Nasr, Ayuda.
El Glorioso y Exaltado Señor salvaguarda la fe de aquellos que la recitan tres veces. A cubierto de la malignidad de Satanás, ellos llevan su fe al Más Allá.

111. Tabbat, Perece.
Aquellos que la recitan mil veces triunfarán sobre sus enemigos.

112. Iklas, Pureza.
Si es recitada mil veces en favor de aquellos que están injustamente detenidos, el Uno Exaltado les liberará.

113. Falaq, El Amanecer.
Mediante su recitado tres veces después de cada plegaria, uno obtiene inmunidad de las aflicciones del cielo y de los infortunios del mundo.

114. Nas, Humanidad.
Mediante su recitado con la Sur Falaz al final de cada plegaria, uno obtiene liberación de las aflicciones del cielo y de los accidentes e infortunios, de la malignidad envidiosa y de las lenguas calumniadoras, del mal de ojo y de las maquinaciones de las personas que trabajan en magia, y de las tentaciones de los jinn y de los demonios.

.
Volver a Conocimiento