Mujer
 
 

PORQUE ME PONGO EL HIJAB (VELO)

Testimonio de una estadounidense conversa al Islam
Me acuerdo de cuando mi hermana Ruqayyah me empezó a invitar al Islam, el obstáculo mas grande no eran las prohibiciones de comer, beber y de conducta.




 
 

Lo difícil que me resultaría tener que aprender un idioma tan confuso como el árabe para decir las oraciones tampoco me preocupó. Lo que no podía superar era el hecho de que me tendría que vestir como ella.

Mi hermana usa el Hijab completo, con su cara y manos tapadas. Me aseguro que el jimar y Hijab eran todo lo que se requería, pero el tener que salir y que mis amistades me vieran vestida así me hizo esperar antes de declarar mi fe abiertamente, aunque ya tenia la fe en el corazón.
El pensar que tenía que tapar toda mi ropa con un saco que iba a cubrir toda la ropa que presumía, le dolía a mi ego. Y aparte iba a tener que cubrir mi pelo, en el cual gastaba bastante dinero y tiempo, esto también se me hacia insoportable.

Por esto que les digo me podrán creer simple o vana, pero mis acciones y pensar no deberían ser ninguna sorpresa. Como mujeres criadas en el occidente, desde el nacimiento, nos enseñan que el valor propio es igual a lo atractiva que seas. La sociedad nos pone modelos de belleza que son inalcanzables y además irreales, pero no obstante como mujeres debemos perseguirlas. Gastamos tiempo, energía y dinero, en esta carrera donde la meta jamás se alcanza. Nos hacemos esclavas de Revlon, Vidal Sasson, los expertos de la moda de París, y más que nada a nuestra propia vanidad.

Ya van a hacer tres años, este diciembre 25, que me levanté delante de dos hermanas musulmanas y declaré abiertamente mi fe en Allah y su Mensajero, salalahu alayhe wa salam, y así me libré de mi esclavitud. Salí de la obscuridad de kufr a la luz del Islam, es chistoso que haya encontrado libertad en lo mismo que me alejaba del Islam: el hijab. Aunque me tocan varias miradas raras, y comentarios, esta ropa me hace sentirme honrada, segura y querida.

La palabra "hijab" viene de la palabra árabe " jajabah"- mantener fuera de vista o esconder -. Mujeres que no muestran su belleza en esta sociedad y no se entregan a su sistema opresivo, son invisibles, sin sexualidad, y atrasadas. Me ven como monja,como una fundamentalista del Islam, como terrorista escondiendo algún arma bajo mi hijab, como la mujer postre para una anuncio de la esclavitud de la mujer. Yo siento que el hijab, para muchas mujeres, es su mejor prueba de ser musulmana. Con la orden de Allah que las mujeres se tapen con el hijab, Allah nos ha dado una orden que podemos soportar. Allah dice, " y no le damos a ningún alma una prueba que no esté dentro de su propia capacidad de tolerancia, y con Nosotros está un libro que habla la verdad, y no serán tratados con injusticia." (23:62)

Desafortunadamente, Shaytán y sus seguidores esta invitando a la mujer musulmana a que se esclavice a la creación, y olvidarse de su deber a su Creador. La castidad, la modestia, la piedad son vistos como cadenas sobre la libertad personal. Allah le advierte a los creyentes que no dejen que Shaytán los engañe, como engañó a sus padres, Adán y Eva. Bajo el disfraz de moda, cultura y vida moderna, Shaytán está alejando a la mujer de la modestia.

Desde el inicio de la creación, vestidos largos y velos han siempre representado conciencia divina. Hasta en las representaciones cristianas de los primeros Profetas, las mujeres están vestidas como musulmanas. Esta tradición de modestia esta reflejada en el Corán, cuando Allah nos dice, "¡Oh, Hijos de Adán! Les hemos dado ropas para que se cubran ( tapar de vista las partes privadas ) y la ropa es como un adorno. Pero la ropa de rectitud es mejor." (7:26)

Pero desde los primeros años del movimiento feminista, se han enfocado más y más sobre la ropa y lugar de la mujer musulmana. Según estas mujeres "liberadas", el hijab no sólo cubre la cabeza, sino también la mente, el deseo y el intelecto. Dicen que nuestra ética de vestir es atrasada y opresiva, y que no nos deja ser productivas. Hablan en ignorancia cuando dicen que el hijab no pertenece a esta época, cuando los bajos valores morales de ahora lo hacen más necesario. Más que en ninguna otra época los crímenes sexuales son cosa de todos los días, y la mujer "liberada" vive en una sociedad al lado de violaciones y acoso sexual. El gobierno de los Estados Unidos hizo una investigación y declaró que en ese país hay una violación cada seis minutos.

Las mujeres que demuestran su belleza, luciendo sus cuerpos y caras maquilladas todo el día, se exponen a ser lastimadas por lobos en vestimenta humana. Allah ordenó el hijab para proteger a la mujer de ser dañada. El conoce a su creación, y sabe que las mujeres hacen deslumbrantes exhibiciones de ellas mismas, con ropa inadecuada, cuerpos perfumados y caras maquilladas que solamente conduce a problemas sexuales para la sociedad en general. Muchas de las personas que no saben nos persuaden a creer que el hijab es una cárcel andante que tiene a nuestras mentes, vidas y corazones atados. No es ninguna de estas cosas y para no caer víctima de sus planes tenemos que entender lo que es el hijab.

El Hijab es un acto de obediencia

El hijab es un acto de obediencia a Allah, "No es parque el creyente, hombre ò mujer, tenga opción en una cosa decretada por Allah y Su Mensajero. Y quien quiera que desobedece a Allah Y a Su Mensajero están extraviados en error evidente." (33:36)

Allah también dice, "Y diles a las mujeres creyentes que bajen su mirada (de ver cosas prohibidas) y que protejan sus partes privadas ( de actos sexuales ilícitos, etc. ) excepto lo que tiene que verse, 'que deben poner sus velos sobre su Juyubihinna,'" (24:31)

Este verso contiene dos ordenes:

* Una mujer no debe mostrar su belleza excepto en circunstancias incontrolables como cuando el viento alza su ropa, y

* El velo debe cubrir su pelo, su cuello y su pecho.
Los sabios tienen diferentes puntos de vista sobre si la mujer debe cubrir sus manos y cara.
La mayoría de sabios dicen que es preferible que la mujer tape su cara, Allah sabe lo que es mejor.
El Hijab es castidad

Allah, subhanahu wa ta'ala, le dice a las mujeres que usen el hijab para que sean modestas y castas. El,
Allah, dice, " ¡Oh, Profeta! Dile a tus esposas, a tus hijas, y a las mujeres de los creyentes que cubran sus cuerpos con sus sacos (cuando están en la calle). Esto es lo mas conveniente para que se conozcan y no sean molestadas." (33:59)

Esto es la evidencia que el hombre se excita con la vista de la belleza de la mujer, y que para protegerse es mejor que se cubra ella. Cuando la mujer deja de excitar al hombre con su belleza, por ejemplo cuando está en edad avanzada, ya no es obligatorio el hijab. La mujer de edad no tiene que cubrirse como una mujer joven, aunque si se siguen cubriendo es mejor para ellas. La mujer de edad avanzada se ve modesta cubriéndose.

El Hijab es pureza

Estar molestando y explotando a las mujeres es una enfermedad de los hijos de Adán. Los hombres han estado molestando y explotando a las mujeres desde las primeras épocas de la existencia humana. (Hay un dicho inglés que dice que la primera profesión en la tierra fue la prostitución). El Profeta Mohamed, salalahu alayhi wa slalam, nos dice en un hadiz (Los hadices son las palabras de Mohamad ¨S.A.W.¨ que quedaron escritas), " Que no hay enfermedad que no tenga curación." La cura para la enfermedad del corazón se puede encontrar en los versos del Corán, y en el Corán Allah le dice a Mohamad ( S.A.W.) que le diga a los creyentes " ¡Oh Profeta!, dile a tus esposas, a tus hijas y a las mujeres de los creyentes que cubran sus cuerpos con sus sacos (cuando están en la calle). Esto es lo más conveniente para que se conozcan y no sean molestadas." (33:59)

La cura es el hijab, lo que cubre nuestros cuerpos de la sociedad por dentro y por fuera. El hijab es una orden de Allah para los creyentes, esta orden purifica los corazones de los creyentes y las creyentes porque cubre las enfermedades del corazón. Y Allah le dice a los creyentes en el Corán, " Y cuando les pidan algo ( a las esposas del Profeta ), pídanselas detrás de una pantalla, esto es más puro para sus corazones y las suyas." (33:53)

Cuando las mujeres no usan hijab el corazón se llena de lujuria y deseo, pero cuando las partes privadas son tapadas se tapa la maldad en la sociedad. La Sharia ( ley musulmana ) considera la situación de la mujer musulmana. Esta ley protege la castidad de la mujer, su honra y su posición en la sociedad. Las leyes de vestir para la mujer musulmana, las cuales le prohiben mostrar su belleza a otros que no sea su esposo, sirven para que la sociedad no se corrompa moralmente.

El Hijab es rectitud

Allah, subhanahu wa ta'ala, dice, "¡Oh hijos de Adán!, les hemos dado ropa para que se cubran, y la ropa es como un adorno. Pero vestirse con rectitud es mejor."(7:26) Hoy, la moda de vestir es para presumir la belleza de la mujer o para presumir la situación económica. El propósito de la ropa hoy en día no es para cubrir la sensualidad. Para la mujer creyente, la ropa es para proteger sus cuerpos y obedecer a Allah. La ropa para la musulmana es para mostrar su fe y para practicar la rectitud.

El Hijab es Jaya y Girah

El hijab es algo natural para la mujer y el hombre nos da jaya (timidez) y girah ( celos ). Es parte de la fe mostrar jaya ò timidez, y es algo que hay que pedirle a las mujeres que caen bajo nuestra responsabilidad. El Profeta, salalahu alayhei wa salam, dijo, " Jaya es parte del iman -fe-." (Bukhari). Cuando la mujer usa el hijab está cumpliendo con esta parte de la fe, y ayuda a sus padres o marido a cumplir con sus responsabilidades a Allah, subhanahu wa ta'ala. Girah son los celos naturales del hombre que no le gusta que a sus esposa, hijas, hermanas o madre las vean con morbo otros hombres. Girah es lo que hace que el hombre proteja a sus mujeres parientes de extraños. El hijab cumple con esta necesidad del hombre con la familia, que le sirve a la sociedad en general. Pero tanta socialización ente los dos sexos y la falta del hijab hacen que se destruya el girah del hombre. El profeta, salalahu alayhi wa salam, nos dijo, " Un musulmán es hermano de otro musulmán" El hombre musulmán tiene girah por todas las mujeres musulmanas y las ven como hermanas.

El Hijab es un símbolo del Islam

Entre los principios del Islam es que la fe se dice con la lengua, que la creencia la lleva el corazón, y que esta fe se manifiesta con el cuerpo. No es lógico que mujeres que declaran su fe con su lengua, y que llevan esta fe en el corazón, no se quieran distinguir de las mujeres que no creen. Las consecuencias son claras el Profeta, salalahu alayhi wa salam, dijo,

" El que se parezca a ciertas gentes, es de esas gentes." (Abu Dawood)
Para muchas de las mujeres que entran al Islam, inclusive para mujeres musulmanas que viene de familias poco religiosas, el camino al hijab puede ser difícil. No porque vivamos en México o Estados Unidos puede ser diferente el hijab al que usan en el Medio Oriente.

También está el problema que hermanas negras, indias o malayas se quieran distinguir con su hijab. El hijab no debe reflejar ninguna cultura, el hijab es símbolo del Islam y nada más.
Se les permite a las mujeres no taparse las caras; al Profeta , salalahu alayhi wa salam, le preguntaron qué incluye la cara. El señaló de su frente a su barba, y de cachete a cachete. ( Abu Dawood ) . La oreja sí se cubre porque no es parte de la cara, si no de la cabeza. El Profeta, salalahu alayhi wa salam, dijo, " Las dos orejas son parte de la cabeza." (Tirmidi).

Esta opinión mantiene la prohibición de mostrar el cuello y el pecho. El jimar debe cubrir la cabeza completamente incluyendo las orejas, todo el pelo, y debe de cubrir el cuello y el pecho.
Esto es claro porque Allah dice " Y diles a las mujeres creyentes que bajen su mirada y que sean modestas, y que muestren de su belleza solo lo que es aparente, y que se pongan sus velos (jimars), sobre sus pechos, y que no revelen su belleza..." (4:31)

También se debe cubrir la ropa que las mujeres usa en su casa. No puede salir una musulmana en pantalones o falda, aunque lleve el velo, porque la ropa de la casa atrae por su belleza. El verso de arriba usa la palabra adorno para belleza, y el verso prohibe que la mujer muestre sus adornos, al menos que sean las personas que menciona el verso.

Allah también le dice al Profeta que le diga a las mujeres, "¡Oh Profeta! Dile a tus esposas, a tus hijas, y a las mujeres de los creyentes que su cubran con sus sacos (velos). Esto es mejor, para que se reconozca pero que no sean molestada. Allah, es siempre el que Perdona, y Misericordioso. " (33:59)

El hijab no es sólo ropa que cubre al cuerpo. De igual importancia es la conducta, educación, y el habla. Pero el Hijab es una manera de vestir que hay que mantener.

Las virtudes del hijab

Entre las virtudes de las mujeres que usan hijab, es que antes de nada están obedeciendo a Allah y su Mensajero, salalahu alayhi wa salam.

Allah ordena el uso del hijab en el Corán cuando dice: " Y diles a las mujeres creyentes que bajen su mirada (de ver cosas prohibidas ) y que protegen sus partes privadas (de actos sexuales ilícitos ) y que no muestren su belleza mas que lo que tiene que verse, y que sus velos cubran su Juyubihinna," (24:31) La misma orden la dio el Profeta, salalahu alayhi wa salam, cuando dijo, " La mujer es awrah, ( es lo que se tiene que cubrir )."
La apariencia sencilla de una mujer musulmana con el hijab, es la apariencia de una mujer pura y digna. Le dice a la gente que es una mujer casta, y la alejan del comportamiento de mujeres que no dejan nada a la imaginación. Como mujer casta y sencilla, cuando trata a los hombres mantiene su sexualidad aparte.

El hijab funciona como un velo que protege a la mujer musulmana de la maldad de la sociedad. Cuando una mujer usa el hijab hay menos posibilidades de que la molesten sexualmente. También hay menos posibilidades de que la exploten por su belleza y femineidad. Se le juzga por su inteligencia y habilidades, y no por su sexualidad. Una joven iraní de la secundaria dijo, " Queremos que los hombres nos dejen de tratar como objetos sexuales, como siempre lo han hecho. Queremos que ignoren nuestra apariencia y que se fijen en nuestras personalidades y mentes. Queremos que nos tomen con seriedad, que nos traten como iguales y que no nos correteen por nuestros cuerpos y apariencia física."

Usando el hijab cuando está en la calle, la mujer musulmana está libre para concentrarse en sus mandados y obligaciones. No está tratando de impresionar a nadie, ni se esta luciendo.

No va preocupada por su pelo o maquillaje, no le importa si los hombres la encuentran atractiva o si su ropa es de la ultima moda. El hijab la libra de estar constantemente buscando aceptación social. El hijab libera a la mujer para que pueda dedicarse a la aceptación de su Señor.

Otra virtud del hijab es que quita la innecesaria competencia entre mujeres. Es por este sentido de competencia, que la mujer "liberada" desperdicia su dinero y sacrifica su salud y bienestar con cirugía plástica. Se desespera con estar al tanto de lo que la sociedad considera la belleza ideal. Con el hijab las mujeres aprenden a apreciarse por su conocimiento, su piedad y sus contribuciones sociales. El Hijab hace que la mujer reclame su cuerpo, con el hijab su cuerpo es propiedad personal, y por lo tanto su cuerpo ya no está constantemente analizada y evaluada.

Ya pasaron casi tres años desde que Allah me sacó de la oscuridad de la incredulidad a la luz del Islam. Aunque soy norteamericana, la gente me habla en inglés en voz alta y despacio como si fuera extranjera. Siempre me dicen "no tienes calor con toda esa ropa," pero usar el hijab es lo que más me ha gustado de mi conversión.

Le pido a mis hermanas musulmanas que usen el hijab. Es su derecho y es parte de la identidad musulmana. No dejen que Shaytán, los yinn y los humanos, las esclavicen a sus deseos, egos y vanidad. Allah, en Su Misericordia, les ha dado las llaves de la libertad con el hijab. Como musulmanas, tenemos que someternos con amor a nuestro Creador. Que no nos importe lo que diga la gente, y que no nos molesten sus comentarios. No puede haber algo más bonito que poder decir lo que dicen los creyentes cuando se encuentren con Allah y Su Mensajero " Escuchamos y obedecemos ". Usando el hijab, Allah nos incrementará nuestra fe y nos hará la vida más fácil. Como verdaderos siervos del Señor de los Mundos no podemos hacer nada más que obedecer. Como siervos, cuando el Señor dice vengan tenemos que venir y cuando nos dice vayan tenemos que ir, sin pensarlo. Vamos entonces a hacer verdaderos siervos de Allah, cumpliendo con sus órdenes lo mejor que podamos. No hay que caer presas a la invitación de la sociedad en hacernos mujeres "liberadas", si no hay que ser de las "mujeres creyentes".




regreso

siguiente