Colaboraciones
 
 

Sobre ser un ser humano

 
 

Sheikh Tosun Bayrak Baba (26 de marzo, 1996)

¡Oh el buscador que desea aprender la química de los secretos y seguir el camino de aquellos que han encontrado la salvación! Si deseas conocerte a ti mismo, conoce al Uno quien te creó con dos lados. Uno es tu interior otro es tu exterior tu exterior es visible, es tu forma. Tu interior, algunas veces llamado ego, algunas tu alma, algunas veces tu corazón Tu verdad está dentro de ti. Tu exterior, tus ojos, tus manos, tus pies... son los sirvientes de tu interior. Tu corazón es el centro de él. No es el pedazo de carne que tenemos al lado derecho de nuestro pecho, porque también los animales lo tienen, incluso los muertos lo tienen.

Este es un pedazo de carne que es visible. Todo lo que es visible pertenece a este mundo. El corazón, el alma, que es el centro de tu ser interior, es invisible; pero para este, la belleza de la verdad es visible. Todo el resto de tu ser físico es su sirviente. A quien Allah dirige, Sus obligaciones, Sus prohibiciones, Sus recompensas y Sus castigos es a tu ser interior. Pero cuando el corazón es llamado, cuando obedece o se rebela, todo el resto de ti lo sigue. Conocerlo es la llave para conocer a tu Señor.

Trata de conocerlo, de encontrarlo y de estar con él. También está creado de materia, pero de una materia fina, de la misma de que los ángeles están hechos. Cuando el amado de Allah, nuestro maestro dijo: “Estoy hecho de divina luz de Allah y los creyentes vienen a mi”. Quiere decir la divina luz, la materia con que esta hecho tu corazón.

Debes saber que tu corazón ha venido del reino invisible de las alturas del cual provienen los ángeles, cerca de tu Señor, y descendido a las ruinas de este mundo para ser probado y luego retornará a su Señor.

Y nuestro guía dice: “Estén listos para ese día pronto estarán en camino. Preparen su sustento para el más allá, pues el viaje es largo. Recuerden la muerte siempre, sacará el dulce sabor que parece tener este mundo para tus sentidos. Pues para toda ascensión hay un hay un descenso, y la vida termina en la muerte y el Aquí termina en el Más allá. Aparta tu cara de este mundo que intenta engañarte con todo lo que se te presenta para tentarte. La inteligencia te fue dada para que no te dejes engañar. Junta de aquí lo que va a ser necesario para ti en el Más allá. No sabes cual va a ser tu nombre allí. Este no es tu hogar, es un paso lleno de preocupaciones y dolores, no hay paz en él, tu apego es la llave para tu eterno desastre, no te das cuenta que este mundo te ha dado la espalda, mientras la muerte te mira de frente. Allah ha dado este mundo a ambos, a los que ama y a los que odia, más la felicidad en el más allá es sólo para los que Él ama. No dejes que las joyas falsas de este mundo te aten aquí previniéndote de el eterno paraíso. Busca siempre lo que es grato a Allah.

Enes Ibn Malik cuenta que un beduino vino donde el mensajero de Allah (PB) y lo saludo en la mezquita. El mensajero de Allah (PB) le pregunto de dónde venía. El beduino le dijo: “Vengo de lejos en busca de respuestas a mis interrogantes”. Nuestro maestro (PB) le dijo que le preguntara.
“Deseo ser un hombre inteligente, ¿qué debo hacer?”
“Teme a Allah”
“Deseo ser un leal sirviente de Allah y hacer lo que Él quiera que haga”.
“Lee el Corán”
“Deseo estar iluminado y tener paz en mi corazón”
“Recuerda la muerte”
“Deseo estar protegido de mis enemigos”
“Confía en Allah”
“Deseo seguir el Camino Correcto”
“Hace el bien a otros por Allah”
“¿Qué debo hacer para que Allah no me degrade?”
“No respondas a los deseos de la carne”
“Deseo tener un larga vida”
“Alaba y agradece a Allah”
“Deseo prosperidad”
“Está todo el tiempo en estado de ablución”
“¿Cómo puedo salvarme del infierno?”
“Protege tus ojos, tu lengua, tus manos y lo que está debajo de tu cintura contra la maldad”
“¿Cómo puedo limpiarme de mis pecados?”
“Derrama lágrimas por lo que has hecho y arrepiéntete no haciendo más lo malo que has hecho”
“Deseo ser un persona respetable”
“Entonces no pidas nada a nadie”
“Deseo ser honorable”
“Entonces no divulgues los errores de otros”
“¿Qué debo hacer para protegerme del tormento de la tumba?”
“Recita la Sura Mulk”
“¿Qué debe hacer uno para ser rico?”
“Recitar la Surah Muzammil”
“¿Cómo puedo calmar el miedo al día del Juicio Final?”
“Recuerda a Allah antes de comer cualquier cosa y antes de dormir”
“¿Qué debo hacer para sentir la presencia de Allah al hacer mis oraciones?”
“Toma sumo cuidado al hacerte la ablución y en estar limpio y puro”

El amado de Allah (PB), quién nos dio como nuestro Maestro, guía e instructor, declara:
“Yo era un Profeta cuando Adán estaba entre la tierra y el agua”
“Soy solo un hombre como ustedes, necesito comer como ustedes”
“Se me fue ordenado decirles solamente lo que pudieran entender”
“Fui mandado a enseñarles el mejor de los caracteres”
“Allah es mi testigo que soy conocido en este mundo y en los cielos como el digno de confianza”
“La mentira está lejos de mi y yo de ella. La mentira jamás será parte de mi, ni yo parte de ella”
“Allah me mandó como su misericordia sobre el universo. No puedo causarle dolor a nadie”
“Mis noches y mis días los paso con mi Señor. Él es quién me alimenta”
“El mismo Señor, me ha educado de la mejor manera”
“Soy el más valiente entre los hombres”
“Nadie ha sufrido tanto como yo”
“Soy la respuesta de mis antepasados el profeta Abraham y la realización de la buena nueva dada por mi hermano Jesús y la realización de los sueños de mi madre”
“He tenido un tiempo con Allah en que nada ni nadie ha estado entre nosotros, ninguno de los profetas, ninguno de los libros por Él revelado, como tampoco los ángeles”
“Todos los otros profetas fueron mandados a sus propias naciones, sólo yo he sido mandado a toda la humanidad”
“Quienquiera que me vea en sus sueños, que sepa que verdaderamente e a mi quien ha visto, porque el demonio no puede asumir mi forma. Y quienquiera que me halla visto me verá en el Día del Juicio Final, y entrará al Paraíso”
“Mi presencia entre ustedes ha sido una bendición mientras estuve vivo. Continuaré siendo una bendición sobre ustedes después de mi muerte”
“En el Día del Juicio Final yo soy el maestro de los hijos de Adán, pero no estoy orgulloso de esto. El estandarte de la misericordia está en mis manos y todos los profetas están bajo mi estandarte, pero no estoy orgulloso de esto. Soy el primero que intercederá por la humanidad y mi intercesión será aceptada, pero no estoy orgulloso por esto”

Al que ha sido dado el mejor de los caracteres y que nos fue mandado para enseñarnos la mejor moral dice: “Los rastros de mi carácter continuarán entre mi gente hasta el Día del Juicio Final. Lo único que justifica el honor y el orgullo de una persona es su moral. En su trabajo, en sus logros, en sus costumbres, en su estado actual, el verdadero éxito es solo logrado por la excelencia en la moral, especialmente si el carácter es enaltecido por la justicia”

Él nos dice que:
Los hombres son como los dientes de una peineta, perfectamente iguales.
Todos los creyentes son como un solo ser humano.
Somos todos hijos de Adán, y Adán fue creado de la humilde tierra.
Suficiente ya de estar orgullosos de sus padres y antepasados y de los logros de sus tribus y naciones. Si continúan con arrogancia, vuestro Señor los considerará peor que un insecto.

Somos todos criaturas de un Dios. Seamos hermanos y hermanas. No sean hostiles unos con otros; no se vuelvan las espaldas. No tengan envidia de los que otros tienen. No busquen venganza.

Allah ama a toda Su creación, pero a los que más ama Allah es al que ayuda a otros.

Nos merecemos a los que nos gobiernan. Los que nos gobiernan representan lo que somos.
Cuando Allah escucha los gritos y gemidos de los que son tiranizados por otros hombres, manda sus leones a aniquilarlos y nada ni nadie puede salvarlos.

Los hombres deberían conocer o buscar conocimiento, de otra manera no hay bien en ellos. Aprendan lo que necesitan aprender. Pero si no actúan de acuerdo con el conocimiento adquirido, no hay beneficio alguno.

Debemos rezar para que el Señor nos enriquezca con conocimiento, embellecernos con inteligencia y gentileza de carácter, y honrarnos capacitándonos para escoger lo correcto sobre lo incorrecto, y previniéndonos de hacerle daño a otros.

Tres siguen un funeral: los familiares de uno, las pertenencias de uno, y los actos de uno. Lo primero y lo segundo vuelven al mundo después de que a uno lo entierran, sólo sus actos se quedan con el fallecido.

Hadrat Abdul Kadiri Gaylani k.s. dice: “Hijo mío primero edúcate, ponte en el camino correcto, luego trata de ayudar a otros. Tú sabes que tú mismo estás en necesidad, ¿cómo puedes satisfacer las necesidades de otros? Tus ojos sólo ven un paso a la distancia, mientras tu estás tratando de guiar a los ciegos.

Su meta es comer, beber y pasarlo bien. Esta bien excepto que estas no son metas, sino medios para llegar a su Señor. Su meta debe ser lo que más necesitan, su Creador. Búsquenlo. Todo tiene un precio. El precio del más allá es pagado con su vida en este mundo. El precio de encontrar a su creador son ustedes mismos. Solo cuando sacan al mundo de sus corazones es que el corazón es capaz de recibir la verdad. Piensen de cada día como si fuera el último. Si de verdad pudieran hacerlo, esto es suficiente.

Vamos, dejemos los deseos de la carne que realmente no llegan a ser nosotros mismos. Que, si sufrimos un poco, nos arrepentimos un poco, pero nos acercamos a Él, y así olvidaremos todos nuestros problemas. En vez de estar corriendo de acá para allá manejados por los deseos de la carne, tratemos de guiarnos por el camino de la verdad. Todo lo que tenemos que hacer es seguir a nuestro guía quien Allah ha mandado como Su misericordia sobre el universo.

Si quien es paciente sufre un poco en este mundo, Allah ciertamente que lo ve. Si te mantienes paciente por un momento, Él te recompensará por años. No ves, todos esos héroes que han honrados a través de sus vidas, han recibido este honor por un momento de paciencia y de confianza en Allah cuando encaraban la muerte.

Lo que les es necesario es amar y temer a Allah y no temer a nadie más que a Él y todo lo que tengan intención de hacer lo hagan por Allah y en Su nombre. Esto no se puede hacer de una manera errática como generalmente hacen las cosas, ni hablando acerca de lo que hacen. Nadie le cree a los que hablan pero no hacen nada. Aún cuando, no haces las cosas que les dices a las personas que deseas hacer, ¿te repites a ti mismo estas intenciones cuando no hay quien te escuche? ¿Realmente sientes el deseo de hacerlas? Si es así, quizás esto sea suficiente para ti. ¿Es apropiado para ti pretender estar en unión con tu Señor cuando vas por la calle y cuando estas en tu hogar servir a otro Señor? ¿No es hipocresía, no es esto un signo de un corazón sucio? Que estado más lamentable. Todas estas, puras pretensiones, son producidas por un corazón así de sucio. Su lengua alaba a su Señor mientras que su corazón está oposición a Él.

Ni una promesa de un hombre ninguna oración a Allah es aceptable si huele a insinceridad. El camino del Maestro de los mundos, que la paz y las bendiciones de Allah sena con él, es toda sinceridad.

Cuando dicen “La ilaha ilallah”, “No hay Dios sino Allah”, están haciendo una aclamación muy seria, una declaración que hace al mundo temblar. Una declaración como esta necesita pruebas, testigos. Los testigos que aprobarán su declaración son dos. Uno es aceptar sufrir y estar pacientes. El segundo es hacer frente a las adversidades, hostilidades, preocupaciones y dolores que semejante declaración traiga sobre ustedes, y la sinceridad en la paciencia y en sus esfuerzos.

Para obtener la aprobación y la complacencia de su Señor, ni las oraciones ni las obras mostrados a otros tienen beneficio alguno; como tampoco los deseos y las esperanzas de grandes logros, para los cuales no están capacitados. Nada puede ser obtenido por los esfuerzos de alguien quien en su interior y su exterior no son uno y lo mismo, especialmente cuando su mentira se hace conocida. Que desastre va a causar. Si tienes alguna de estas faltas arrepiéntete ahora y no rompas tu arrepentimiento. Lo que es más importante que el arrepentimiento es no romper la promesa de no hacer más aquello por lo que se ha buscado el arrepentimiento.

No cuestionen la verdad, no la nieguen por ser otra cosa que lo que ustedes reclaman. Cuan a menudo acusan a la verdad porque hay quienes no te aprecian o no están de acuerdo contigo, o por no perder lo que tienes. ¿Por qué no miras en ti mismo las faltas? Quieres todo como deseas que fuere. ¿De quién es la decisión, de quién el poder, de quién el conocimiento, de quién la compasión? ¿De Él o de ustedes? No se olviden que ustedes y todo lo demás son Sus criaturas. En todo lo que sucede, es Su voluntad la que prevalece. Dejen de ser arrogantes. Cuando son arrogantes hacia Sus servidores están siendo arrogantes hacia Él. Que somos sino una gota de agua sucia, un coagulo de sangre; y que serán sino un peso muerto lanzado a un agujero. Hagan de la humildad una norma en sus existencias. No sean esclavos de sus ambiciones. Cuando junten riquezas de este mundo, o se comporten como si estuvieran juntando leña en una noche oscura. Parece que fuera así, sin saber lo que recogerán en sus manos, quizás una serpiente venenosa en vez de leña. Estén atentos. Tienen que saber que es lo que van a sostener en la mano antes de recogerlo. No le pidan a los hombres los bienes de este mundo. No les corresponde. Que sin nada te es dado después que te has reducido a ti mismo. No es mejor buscar el sustento que te ha sido solo destinado a ti, pues nadie puede darte lo que no te ha sido destinado. No han escuchado a nuestro Maestro decir: “El peor problema para ti es desear y buscar aquello que no te ha sido destinado”

Oh de aquel que clama saber, ¿dónde está su prueba? La prueba de los que saben son las lágrimas que derraman, las lágrimas del temor y amor a Allah, las lágrimas del arrepentimiento por sus faltas, las lágrimas de haber fallado en la batalla con el ego... yo no veo nada de eso en ustedes, con todo el conocimiento que dicen tener, pasan el tiempo buscando reconocimiento, fama, riquezas, comiendo bebiendo y pasándolo bien. Junten los miles de pedazos que son, usen su mente que dicen tener. Lo que de este mundo tenga que pasarles les pasará a pesar de ustedes mismos. No se aproblemen. Relájense. No esperen, si, liberarse del dolor de las expectativas. Se liberarán del peso de la ambición. Si no se dan cuenta de esto, si no hacen lo que les digo, todo lo que van a obtener del conocimiento que dicen tener y de todos sus esfuerzos, es fatiga, problemas y dolores; y en el Día del Juicio Final, una larga y difícil cuenta que dar. Que bueno tiene el conocimiento para ustedes sin no hay verdad en el. Conocimiento de cualquier cosa que no sea la verdad es nada más que problemas. Así han aprendido. También hacen sus oraciones y ayunan en Ramadán y aparecen como musulmanes, pero su intención es ser vistos, ser alabados. Digamos que la gente se la cree, y creen un mundo de ustedes. Ellos estarán encima y ustedes debajo. Lo que han juntado durante su vida miserable se quedara con ellos. Las cuentas y el castigo se quedarán con ustedes.

Woe a ustedes. Tienen esperanzas del Paraíso mientras todo lo que hacen los tira al infierno. Pasan el tiempo en cosas que son pasajeras. Piensan que esas cosas se quedarán con ustedes, pero se les van de las manos tan luego como las tienen. El que los creó les dio esta vida como un momento confiado a ustedes, y Él les ha dicho como ocupar ese tiempo. Pero lo han gastado corriendo detrás de sus deseos de la carne. Su juventud, su salud, su conocimiento, sus riquezas son dadas en préstamo solamente. Se suponía que las usaran de la manera en que El que se las confió, les dijo que las usarán. ¿Quién los alimentó en el vientre de su madre? Cuan indefensos eran. ¿Quién los crió y los hizo crecer de la manera que son?. Piensan que son ustedes, sus esfuerzos, su conocimiento, su dinero, su madre, su padre, su profesor, su empleador... les ha hecho ser como son hoy día. Pero ¿dónde están, su madre, su padre, su maestra, todos aquellos en que ustedes dependían? Si es que aún están hoy aquí, mañana ya no estarán, o los abandonarán, les cerrarán la puerta en las narices. Cuando pidan ayuda a gritos nadie acudirá. Quienquiera en quien dependan que no sea Allah, quienquiera que amen y teman que no sea Allah es su dios y le están asociando otros a Allah, al Único que los creó, que los alimentó, amó y cuidó como fuera que estuvieran. No hagan lo que Él les pidió que no hicieran. No hagan nada más que lo que Él les ha pedido que hagan. En todo lo que hacen necesitan dos testigos. Uno es, las palabras de Allah en el Qu’ran al Kerim y el otro es la Sunnah de Rasulallah. Pero ustedes ignoran estos dos testigos. En vez cuentan con otros dos testigos, uno es el ego y el otro es su débil mente. Ellos son sus enemigos y los empujarán al fuego del infierno.

Oh, de aquellos que su ser interno esta todo podrido, pronto morirán. Se les mostrará lo que han hecho, y se arrepentirán, más será muy tarde. Tu lengua hablo bien. Te engañó a ti y a otros. No entendieron lo que decían, ni otros entendieron tampoco. Ni una palabra de Verdad entró en sus corazones, ni hicieron bien a otros. Se hubieran podido salvar si su corazón hubiera hablado solo unas cuantas palabras de sinceridad. Oh de aquellos que se han construido a sí mismos muros entre sí mismos y los que verdaderamente estaban en el camino a su Señor. Derramen lágrimas. A veces derraman lágrimas por las desgracias de otros. Si se lamentan por ellos, laméntense mil veces por ustedes mismos.

Si quieren ayudar a otros, y corregir sus errores, no pueden hacerlo por ustedes mismos, solo pueden hacerlo con su Fe. Faltas, errores, pecados solo pueden ser superados por la Fe. Si tienen suficiente Fe, entonces su Señor los ayudará. Él es amigo de aquel quien su Fe puede borrar su fealdad. Pero si intentan hacer esto por ustedes mismos, por la gloria de hacerlo, se destruirán a sí mismos y no serán de ayuda a otros. No se atribuyan jamás un éxito a sí mismos, o sentirse capaz o poderoso. Te darán poder para intentar cosas que te matarán, fuera de la mirada, del cuidado, de la compasión y la ayuda de El Único que los creó. Como tampoco deben sentir que lo que dicen debe ser escuchado y aceptado por los que te rodean. Como puedes construir en el aire. Primero debes cavar las fundaciones hasta tu corazón luego construir un palacio con tus buenas obras y sinceridad para invitar gente a entrar.

Primero mírense. Su Islam que usan como ropaje esta todo roto y sucio. Su corazón es ignorante. Su existencia no es más que problemas y stress. Pero se dan aires de rey con un libro en las manos cuyas páginas están negras. Mientras no tienen cariño ni amor, se imaginan que tienen cariño y amor. Su bienamado es solo el fantasma de este mundo. Justo bajo su pie está la tumba. El más allá está solo a un paso. Dense cuenta, ahora. No hay tiempo.

Oh Señor inclúyenos de entre los que han nacido en la Verdad, vivido en la Verdad y muerto en la Verdad; de los que dieron más no tomaron nada a cambio; de los que han sido perdonados porque perdonaron y de los que han sido renacidos a la vida eterna.


Volver a Inicio Colaboraciones