Lugares
 

Palacio Al-Hambra (España)

 

 

 
 




El palacio de Alhambra

 

HISTORIA DE LA ALHAMBRA

El nombre Alhambra tiene sus orígenes en una palabra árabe que significa "castillo rojo o bermellón", debido quizás al tono de color de las torres y muros que rodean completamente la colina de La Sabica, que bajo la luz de las estrellas es de color plateado, pero bajo la luz del sol adquiere un tono dorado. Aunque existe una explicación más poética, narrada por los cronistas musulmanes que hablan de la construcción de la Alhambra "bajo la luz de las antorchas". Creada originalmente con propósitos militares, la Alhambra era una alcazaba (fortín), un alcázar (palacio) y una pequeña medina (ciudad), todo al mismo tiempo. Este triple carácter nos ayuda a comprender las numerosas características de éste monumento.


No existe ninguna referencia de la Alhambra como residencia de reyes hasta el siglo XIII, aunque la fortificación existe desde el siglo IX. Los primeros reyes de Granada, los Ziritas, tenían sus castillos y palacios en las colinas de Albaicín, y nada queda de ellos. Los monarcas Ziries fueron con toda probabilidad los emires que construyeron la Alhambra, comenzando en 1238.


El fundador de la dinastía, Muhammed Al-Ahmar, comenzó con la restauración del antiguo fortín. Su trabajo fue completado por su hijo Muhammed II, cuyos sucesores inmediatos continuaron con las reparaciones. La construcción de los palacios (llamado Casa Real Vieja) data del siglo XIV, y es la obra de dos grandes reyes: Yusuf I y Muhammed V. Al primero se le adjudica, entre otros, el Cuarto de Comares, la Puerta de la Justicia, los Baños y algunas torres. Su hijo, Muhammed V, completó el embellecimiento de los palacios con la Sala de los Leones, además de otros cuartos y fortificaciones.


La Alhambra se convirtió en una corte cristiana en 1452 cuando los Reyes Católicos conquistaron Granada. Más tarde, se construyeron varias estructuras para albergar a ciudadanos prominentes, cuarteles militares, una Iglesia y un Monasterio Franciscano.


El Emperador Carlos V, que pasó varios meses en Granada, comenzó la construcción del Palacio que lleva su nombre e hizo algunas reformas en el interior de los edificios. Estas medidas provocaron una gran controversia provocada por razones políticas. Los siguientes reyes de la casa de Austria no dejaron en el olvido al monumento y cada uno dejo su marca, aunque más discretamente.


Durante el siglo XVIII y parte del XIX, cayó en el olvido y sus salones y cuartos fueron utilizados como bares y establos donde habitaban gentes de mal vivir. Para rematarlo, las tropas napoleónicas que ocuparon Granada desde 1808 hasta 1812, convirtieron los palacios en cuarteles militares. Durante una retirada, minaron las torres y destruyeron parte de ellas. Dos de ellas, la Torre de Siete Suelos y la Torre de Agua quedaron en ruinas. Y de esta manera, este abandono increíble continuó hasta 1870 cuando la Alhambra fue declarada monumento nacional. Artistas y viajeros de todo el mundo hicieron causa común por la defensa de este monumento. Desde entonces hasta nuestros días, la Alhambra ha sido restaurada, protegida e incluso mejorada en muchos aspectos para admiración y disfrute de todo el mundo.

Fortaleza-palacio de los reyes nazaríes granadinos levantada sobre la colina de la Al-Sabika, Assabica o Sabica, de 790 m de altitud que, junto al Mauror (750 m), domina la ciudad de Granada (España) situada la orilla izquierda del río Darro. Aquí fijaron su residencia los primeros reyes nazaríes cuya fortaleza recibió el nombre de "al-Hamrá" o la Roja, por el color ferruginoso de sus ladrillos elaborados con la arcilla del cerro. Posteriormente, desde el primer tercio del siglo XIV, los reyes de Granada Yusub I, 1334-1354 y Mohamed V, 1354-1391 levantaron una fortaleza amurallada y un palacio que ocupan una extensión superior a los 750 m de largo por 200 de ancho. El conjunto constituye el más antiguo, bello y mejor conservado de todos los palacios árabes que
quedan en el mundo.

Planta de la Alhambra

En su estructura se adivina la doble función, típica de los palacios árabes, de residencia palaciega y al mismo tiempo sede del aparato administrativo del Estado. El origen oriental y la diversidad de sus funciones son la causa de la forma y disposición de los palacios de este tipo, cuya estructura se asemeja con frecuencia a la de una ciudad. En la Alhambra se diferencia claramente la ciudadela o alcazaba, cuya función era la defensa militar, y el palacio propiamente dicho. Todo el conjunto está circunscrito por poderosa muralla que acentúa su aspecto externo de fortaleza y oculta la riqueza de los palacios interiores. El palacio tiene una planta muy compleja, articulada alrededor de tres unidades prácticamente independientes entre sí: el mexuar (1), o parte del palacio abierto a todos, donde el sultán o príncipe administraba justicia y recibía en audiencia a sus súbditos, junto a la que se abren otras estancias menores también públicas; el diwan (2 a 4), o sector palaciego dedicado a las recepciones que los reyes daban a los altos personajes de la corte, constituido por el Palacio de Comares, y, por último, el harem (5 a 12) o dependencias privadas del monarca; todas estas estancias se organizan en torno a patios, el de los Arrayanes y el de los Leones, que son los verdaderos centros articuladores del espacio. Esta estructura hace que el palacio árabe carezca de un centro arquitectónico bien limitado y reconocido, por lo que se crea la sensación de estar constituido por diferentes edificios con características muy diversas, y no distintas estancias de un mismo edifico. Así pues, la fragmentación de este inmenso recinto en unidades más pequeñas adaptadas a la dimensión humana y articuladas en torno de patios favorece que lo vertical y las grandes alturas carezcan de importancia frente a la horizontal.

Materiales y elementos constructivos

La tendencia islámica a resaltar los aspectos decorativos por encima de los paramentos arquitectónicos alcanza en la Alhambra su máxima expresión. La decoración se realiza a base de materiales muy diversos y no se limita a resaltar algunas zonas del edificio, sino que se extiende por todas partes hasta llegar a transformar totalmente el aspecto original del edificio. La simplicidad de su estructura arquitectónica, que consiste en una infinidad de pequeñas estancias arquitrabadas con techumbres planas ordenadas en torno a patios, se enriquece con elementos ornamentales que disfrazan sus líneas arquitectónicas y, sobre todo, ocultan la pobreza de los materiales usados (ladrillo, madera y yeso). Entre los motivos ornamentales destacan los artesonados de las techumbres que reproducen complicadas estructuras geométricas, frecuentemente policromadas; la cerámica de los azulejos que recubren los arrimaderos o partes bajas de los muros (zócalos) decorados con motivos geométricos muchos de ellos con irisaciones metálicas.


El material más usado es el yeso, cuya extraordinaria blancura lo convierten en el material ideal para crear una "segunda arquitectura" que cubre paredes, techos y ventanas, arcos, etc. que diferencian a cada estancia de las demás por la temática (epigráfica, floral o de ataurique y de lacería). La decoración aportada por los paneles de estucos coloreados proporcionan la sensación de continua sorpresa por los falsos elementos constructivos, que al no tener función arquitectónica, adoptan formas fantásticas y caprichosas cuyos motivos más frecuentes son los mocárabes, rosetones, palmetas, follajes y estrellados: la creación de falsas paredes que, al no sostener en realidad ningún techo, están hechas con estucos calados cuya superficie perforada de rombos y otras estructuras geométricas dan el aspecto de un encaje ingrávido. Particularmente rica es la decoración de mocárabes o mucarnas de las techumbres aparentemente abovedadas en las que la madera y el yeso policromado simulan estalactitas que penden del techo formando alveolos a distintas alturas, idéntica disposición tienen en los arcos llamados de cortina de cuyo intradós salen pequeños arquillos que festonean su superficie. La luz es otro de los elementos ornamentales sabiamente utilizados, el sorprendente efecto decorativo producido por los mocárabes que adornan las bóvedas y los nichos abiertos en las paredes, es acentuado por el papel de la luz que tenuemente se matiza a través de las celosías de yeso que cubren las ventanas abiertas en las bases de las bóvedas, creando un firmamento de rico colorido y límites extensos sobre una superficie finita al reflejarse en los mocárabes policromados los destellos lumínicos. Pocos elementos tienen tanto protagonismo decorativo en los palacios árabes como el agua que, a pesar de ser un elemento ajeno a la arquitectura, forma una unidad inseparable de los elementos constructivos; ésta se halla en las fuentes y estanques que a la altura del pavimento discurre susurrante por los canalillos que surcan los patios, avenidas e interior de algunas habitaciones y sobre todo en los jardines exteriores.


Mediante la unión de todos estos elementos decorativos los arquitectos de la Alhambra construyeron un conjunto urbanístico en el que se respira una atmósfera de encantamiento no superado en ningún otro edificio islámico.

Alcazaba de la Alhambra

El ingreso en el recinto de la Alhambra propiamente dicho, rodeado de poderosas torres y puertas, sólo es posible a través de sendos pasadizos rectangulares construidos como medida defensiva. La Puerta del Vino, del siglo XV, conduce a la plaza de los Aljibes; al oeste de la citada plaza se extienden las antiguas edificaciones de la Alcazaba, en la parte occidental se encuentra el Palacio de Carlos V, y al norte de éste, el Palacio árabe. La Alcazaba, a la que se accede por la parte izquierda de la plaza de los Aljibes, junto con la Torre Bermeja, constituye lo más antiguo de la colina. Las actuales construcciones datan de la gran reforma que hizo Alhamar a mediados del siglo XIII. Mas tarde, Mohammed I construyó las murallas, y levantó la Torre Quebrada y la del Homenaje, y en su lado opuesto, la Torre de la Vela. El conjunto presenta el aspecto severo y cerrado de las fortificaciones. Al lado de levante, encontramos los Jardines del Partal y la Torre de las Damas. De entre las numerosas torres defensivas del palacio, merecen especial atención: la Torre del Mihrab, la de los Picos, la del Candil, la de la Cautiva, ricamente decorada, y la Torre de las Infantas. Finalmente, la Torre del Agua que con el acueducto remata el extremo oriental.

Más Información

Patio de los Arrayanes

La parte más antigua de todo el conjunto es el Mexuar o Palacio de Comares, su patio, con baldosas de mármol, se abre al Cuarto Dorado por donde se accede al corazón del Palacio cuyos recintos se agrupan en torno al Patio de los Arrayanes llamado así porque en su centro hay un estanque o alberca rectangular flanqueado a ambos lados longitudinales por setos de arrayanes (arbusto mirtáceo de flores blancas y de hojas perennes). Este patio, popularmente llamado de la Alberca es el núcleo central de la vida y ceremonial del Palacio de Comares, está formado por numerosas habitaciones que se articulan en su derredor, destacando la elevada Torre de Comares y un pórtico de acceso a la Sala de la Barca y a través de la cual se penetra en el Salón del Trono, la dependencia mayor de la Alhambra. El pórtico está compuesto por siete arcos que se agrupan en dos conjuntos de tres arcos, el central y los dos laterales de mayor tamaño y altura, todos ellos rematados en altura por un paño de sebka o celosía calada que resalta la sobriedad de las columnas. Los arcos, de medio punto, son algo peraltados y angrelados, tienen silueta de campana invertida, y carentes de función constructiva son pura escenografía que recubre los dinteles y tirantes que los sujetan. Las columnas, modelo exclusivo creado para la Alhambra, son de fuste liso con anillos en la parte superior y rematadas por capiteles de una gran originalidad, consistentes en un doble cuerpo, el inferior con decoración de cintas típica de la Alhambra y el superior de forma cúbica yestán profusamente decorados con estilizaciones de volutas y acantos. Sobre los capiteles es frecuente un cimacio con decoración epigráfica en los que se reproducen frases coránicas. En el costado derecho del patio se encuentran las instalaciones de los Baños Reales y dependencias anejas (salas del Caldarium, de las Camas, de la Pila Grande, de la Pila Pequeña) que reproducen en su conjunto y funcionalidad la disposición de las termas romanas.


Patio de los Leones


Construido por Mohammed V en 1378 es la joya más valiosa de la Alhambra. En sus costados oriental y occidental se destacan sendos pabellones ricamente decorados de mocárabes y profusión de columnas; en el centro del patio la magistral fuente de los Leones. Además de las salas ya citadas despuntan la de los Abencerrajes, con cúpula de mocárabes de gran belleza, y especialmente bella es la de las Dos Hermanas, también con cúpula estalactítica de gran monumentalidad; otras dependencias en torno al Patio de los Leones son la Sala de los Reyes o la sala de los Ajimeces que conduce al encantador mirador de Daraxa desde donde se pueden contemplar el jardín del mismo nombre.


Generalife

El palacio del Generalife, se encuentra emplazado en la parte más oriental y elevada de la colina. En su conjunto, es un edificio residencial sencillo del siglo XIV al que se accede, tras atravesar las ruinas semiexcavadas de la ciudad, por un hermoso paseo bordeado de cipreses. Sus espléndidos jardines, sus numerosos surtidores y su acequia, ofrecen bellísimas vistas, como la que se contempla desde la llamada Silla del Moro.


Palacio de Carlos V en la Alhambra

Diseñado por el toledano Pedro Machuca, en 1526, está calificado como el edificio renacentista más bello de España. Se encuentra junto al lateral meridional del Alcázar de la Alhambra. En el interior, destaca su sorprendente patio circular rodeado de dos galerías superpuestas. En sus dependencias se han instalado el Museo Provincial de Bellas Artes y el Museo Nacional de Arte Hispánico-Musulmán.


Bibliografía

-
Biblioteca básica de arte - Monografías- “La Alambra y el Generalife” , autor Gonzalo M.Borrás.
- Moderna enciclopedia ilustrada, tomo “AB”, página 56.
- Enciclopedia universal danae, tomo “A,CH”, página 87.