Marzo del 2003
 
 
Sobre el sufismo

El nombre de sufí es una expresión derivada de la palabra árabe saaf "puro".
La razón por la cual los sufíes fueron llamados por este nombre es que su mundo interior está purificado e iluminado por la luz de la sabiduría, de la unidad y de la unicidad.

Otro significado es también que ellos estaban espiritualmente conectados con los constantes compañeros del Profeta ( que Allah le bendiga y le de Paz) que fueron llamados " los compañeros con manto de lana". Ellos estaban totalmente absortos en la busqueda espiritual interior, despreocupados por su apariencia exterior. Su unica posesion era ese manto de lana (suf).

Sobre el sufismo
-------------------------------------------------------------------
Perlas de sabiduria
-------------------------------------------------------------------
Temas variados
 
 
El Sufismo, en su calidad de vía interior del Islam, se presenta como una sucesión de expresiones personales que tienden a favorecer un acercamiento del ser y de la Realidad última. Su objetivo final consiste en acceder a la conciencia de esta realidad, es decir en aniquilarse en ella.

En el Islam, el Sufismo es la vía que conduce de lo individual a lo universal, del mundo de las apariencias a la Unidad.
En la práctica, el Sufismo está ligado fundamentalmente a dos grandes dominios: el de las verdades universales y el de la realización del hombre a través de los distintos grados de la vía.
El camino a seguir por el adepto para alcanzar el grado de purificación implica, además del respeto a la ley y una práctica religiosa esotérica, una iniciación y un método. Estos últimos se realizan gracias a la presencia de un guía (sheikh), considerado como el representante de la "cadena" que asciende hasta el Profeta. Tal como lo expresa al-Hallaj, el místico más importante del siglo X, al final del camino: "me he transformado en Aquél a quien amo, y Aquél a quien amo se ha transformado en mí. Somos dos espíritus fundidos en un único cuerpo". Las distintas órdenes representan los distintos métodos iniciáticos, cada una de las cuales es el fruto de la experiencia de un gran maestro histórico. El discípulo pasa por una serie de etapas cuyo número y cualidades varía según los maestros y las tariqas.
El discípulo pasa por una serie de etapas cuyo número y cualidades varía según los maestros y las tariqas. Sin embargo, el itinerario se apoya casi siempre sobre los mismos elementos:
Un cierto grado de comprensión, o una toma de conciencia de la Unidad Divina.
· Una realización efectiva consiste en un desposeimiento progresivo ante la divinidad. Esta realización, denominada "la pobreza espiritual" (al-faqr), contiene de hecho todas las virtudes.
· Una integración afectiva fundada en el don de la gracia y el amor, cuyo soporte es la invocación de Dios (dhikr), y la concentración mental.
· Una conclusión, que en plano de la doctrina es la unión con Dios, y en el plano humano el descubrimiento del tesoro oculto, enterrado en lo más profundo de sí mismo.
En el libro llamado al-Majma’ se dice, "lo que les sobreviene a los piadosos ascetas es el más ordinario y humilde vestido y manera de vivir". Siguen las prescripciones divinas. Están en la mirada de su Señor, en el primer rango de la Humanidad; a los ojos de aquellos que buscan a su Señor ellos son hermosos a pesar de su humilde apariencia. Ellos deben ser distinguidos y distinguibles y deben ser así, de esta manera, uno y todos, porque ellos están en el nivel de la unidad y de la unicidad, y deben aparecer como uno. En árabe la palabra tasawwuf (que designa la disciplina y método de los sufíes) consiste de cuatro consonantes: t s w f.
La primera letra, T, representa tawba, el arrepentimiento.
El segundo estadio es S el estado de paz y alegría (safá).
La consonante S es su símbolo.
La tercera letra, w, simboliza wilaya, que es el estado de santidad y proximidad de los amantes y amigos de Allah. Aquel que está en el estado de santidad es totalmente consciente de ello, está lleno de amor y está conectado con Allah. Como resultado es embellecido con el mejor carácter y comportamiento.
La cuarta letra, f, simboliza fana, la aniquilación de uno mismo, el estado de vacuidad (estar vacío de todo lo que no es la Esencia de Allah). La falsa identidad de uno mismo se derrite y evapora cuando los atributos divinos entran en el ser íntimo, y cuando la multiplicidad de los atributos mundanos desaparece, su lugar es reemplazado por el único atributo de la Unidad. Una conclusión esta, que en plano de la doctrina es la unión con Dios, y en el plano humano el descubrimiento del tesoro oculto, enterrado en lo más profundo de sí mismo.

Perlas de sabiduria

Este material que consideramos excepcional: consiste en los apuntes tomados durante más de cuatro años por el discípulo de uno de los más importantes maestros de sabiduría norteafricanos vivos en la actualidad.
Aquí les presentamos la sabiduría pura y desnuda de cualquier aditamento.
Con estas "perlas de sabiduría" no hemos querido crear discurso alguno; sencillamente las transmitimos tal y como aparecen en las notas que se nos han suministrado,
Estas perlas son el fruto de largas conversaciones de maestro y discípulo, y la mayoría de ellas precisarían una ulterior explicación; pero no hemos querido hacerlo. Son lo que son, y ahí están. Quien pueda entenderlas alcanzará jardines de placer con su sola meditación, quien no pueda, déjelas pasar sin enjuiciarlas.

Temas varios

Religiones comparadas
Panteísmo
Derecho islámico
Shayj
Tiempo
Pensar
Creencias islámicas
Sueño
Ateísmo
Destino


Religiones comparadas
Cristo es un Dios que se hace hombre. Buda es un hombre que fue hecho Dios. Muhammad es un hombre, nada más.

Panteísmo
El sufi realiza el proceso que le lleva a ver a Allâh en todo. No filosofa que todas las cosas son Allâh. Entre otras cosas porque no es verdad: las cosas son las cosas y Allâh es Allâh. Para el sufi, en ciertos momentos, las cosas desaparecen, es cierto, y sólo ve Allâh. Eso no quiere decir que las cosas no sean reales. El ejemplo está fácil: tan real es la materia que se ve, como los átomos que no se ven: son diferentes niveles de comprensión de lo real.

Fe
El musulman no tiene fe. No la necesita. Si cree en el malakut es porque lo experimenta. No es fe lo que nos pide el Islam porque Allâh está dentro de tu propia memoria. A Allâh no se lo piensa ni se lo descubre, se lo recuerda. El nacimiento del nafs ha hecho al hombre olvidar a Allâh. Este alejamiento necesario de Allâh hace posible el mundo. Volver a la infancia -"sed como niños", decía Isa (a.s.)- es volver a Allâh, porque Allâh es la realidad de la que partimos antes de reconocernos por nuestro nafs.

Derecho islámico
Un principio de Derecho islámico es: "Un daño no se elimina con otro daño".

Shayj
Hay tantos maestros y vías como sufis. Tú aprendes de tus propios pasos. No hay conocimientos absolutos. Lo que quiere el maestro es poner en funcionamiento al discípulo y luego desaparecer. Decía Ibn Ayiba que un maestro es el que hacía descansar a su discípulo. descansar a su discípulo.

Tiempo
Los sufis se llaman a sí mismos "esclavos del tiempo", porque se entregan a lo que en cada momento les es sugerido por dentro. Se entregan al rabb que los agita, que los mueve.

Pensar
Pensar sólo lo suficiente para iniciar el camino, para ponerse en marcha. El camino no es saber sino actuar. El conocimiento no es una premisa sino una consecuencia de la búsqueda. “Quien actúe según sabe será obsequiado con lo que no sabe".

Creencias islamicas
En el Islam se, aceptan algunos milagros increíbles como la virginidad de María, etc. El Islam acepta todo lo que sea tradición anterior que no contradiga el la ilaha illa Allah. El Islam es consciente de su misión de mensaje final, integrador.

Sueño
Si viéramos cuando vemos, si oliésemos cuando olemos, no necesitaríamos del sueño para comprender aquello que estaba delante de nuestros ojos pero no hemos sabido ver. El sueño de un hombre sano es como el revelado de la fotografía que se tomó despierto: es cuando todo lo que ha sido percibido sin conciencia de estarlo percibiendo se nos manifiesta.

Ateísmo
El ateísmo en el Islam es completamente artificial, porque es declararse negador de la sensación y la existencia. ¿En qué cree un ateo cuando ha acabado su trabajo de demolición de Dios? ¿En sus hijos? ¿En el amor? ¿En el color de las cosas? ¿En su capacidad de razonar? ¿En la belleza del mar? Pues es exactamente en lo que creemos los musulmanes, y a todo ello le llamamos Allâh.

Destino
La idea del destino aparece en el Islam no para angustiar al hombre sino para crear ese sentido de calma propia del Islam.