Titulares
 
 

Mezquita en Granada
(España)

La Comunidad Islámica ha inaugurado la Mezquita de Granada tras superar los innumerables obstáculos que habían impedido la conclusión de las obras durante dieciocho años. Esta es la primera que se construye en Granada después de 1492, año en que los musulmanes fueran expulsados de la ciudad.

La intención de los fundadores es hacer de la Mezquita y el Centro Islámico un instrumento al servicio del Islam en Europa mediante el conocimiento, la integración en la comunidad y el dinamismo social. Al acto inaugural han asistido destacadas personalidades del mundo islámico como Su Alteza Real Jalid bin Sultán al-Qassimi, Emir de Sharjah, diplomáticos de numerosos países árabes como Malasia, Turquía, Siria, Líbano, Arabia Saudí, entre otros, destacó la presencia del delegado en España de la Autoridad Palestina.

 

 


 
 

En representación del Ayuntamiento de la ciudad, y en ausencia del alcalde de Granada José Torres Hurtado que se encontraba de viaje, acudió el teniente de alcalde Sebastián Pérez. Después de las palabras de bienvenida y agradecimiento por parte de Malik Abderrahman Ruiz a todos los que han hecho posible la conclusión del proyecto cedió la palabra al representante del Ayuntamiento de Granada, el concejal de Relaciones Institucionales Sebastián Pérez, que en su discurso hizo un llamamiento a la tolerancia, y definiendo al barrio del Albaicín “como un punto de encuentro cultural, religioso y de desarrollo humano”.

En representación de Turquía, Nevzat Yalcintas, hizo referencia a nuestra ciudad como la tierra de sus antepasados. En nombre de su padre el Emir de Sharjah, mayor benefactor de la Mezquita, Kaled al-Qassimi pronunció unas palabras de agradecimiento a las autoridades locales por “su esfuerzo por facilitar la construcción del templo”. Después de que el Emir descubriera la placa pronunciando las palabras “Alá es el más grande”, se realizó una visita guiada a la Mezquita de las autoridades. Acto seguido los estudiantes de la Madraza de Mallorca recitaron el Corán. El acto finalizó con la llamada del Imán al rezo y la oración.


Dice Granada on line:

La comunidad islámica en España cuenta ya con una mezquita en Granada. El lugar de oración se haya enclavado en el Albaicín, junto a la plaza de San Nicolás y enfrente de la Alhambra. El próximo día diez tendrá lugar la inaugración de un proyecto que tuvo su origen en el año 1981.

Los musulmanes ya disponen de un centro de oración en Granada; se calcula que unos 8000 musulmanes estudian en nuestra ciudad, y además, en nuestro entorno la comunidad musulmuna están compuesta por unas 60.000 personas. Todos ellos, a partir del jueves, día en que será inaugurada oficialmente la mezquita, podrán acudir a sus instalaciones. Unas instalaciones completas que están conformadas no sólo por la mezquita, sino también por un centro islámico y unos bellos jardines con vistas a la Alhambra y al Sacromonte.


Construir el complejo de la mezquita no ha sido fácil. Sus promotores, en su mayoría musulmanes conversos, han pasado muchas vicisitudes, y han visto como muchas personas se oponían a su proyecto. El solar en el que está ubicado el complejo fue comprado en 1981; por tanto, han sido necesarios 22 años para que esté finalizado. Y tanta demora se ha debido a la búsqueda de financiación, y al hecho de que se encontraran restos arqueológicos en el terreno.

La mezquita de Granada se alza en lo alto del Albaicín, junto al famoso mirador de San Nicolás. En su construcción se han invertido 4 millones de euros, aportados por diversos gobiernos árabes: así Marruecos, Malasia, Libia y el emirato de Sayar han sido patrocinadores del complejo de la mezquita.

El objetivo de la comunidad islámica es que este complejo sea algo más que un centro de oración; pretenden que sea un lugar de encuentro. Malik Abderramán Ruiz es el presidente de la fundación mezquita de Granada.

Muchos colectivos se han opuesto a este complejo a lo largo de los últimos años, pero finalmente, parece que el barrio del Albaicín ha aceptado la mezquita y su entorno y lo ve con buenos ojos. Esos recelos, según la comunidad islámica, se deben al desconocimiento de su cultura. Por eso, ellos ahora pretenden dar a conocer, tal y como es, el verdadero islam.

La entrada principal al complejo conduce a un patio que tienen una fuente con varios surtidores. El centro islámico tiene tres plantas. La más alta incluye la vivienda del almuédano (la persona encargada de llamar a la oración desde el alminar de la mezquita). La primera planta contiene una sala de conferencias con capacidad para 140 personas y una biblioteca, entre otras dependencias. Y en la planta baja, un espacio diáfano en el que tendrán lugar exposiciones con carácter mensual.

Y todos estos espacios, servirán para albergar las frecuentes actividades culturales que van a desarrollarse allí. Así, va a haber una intensa actividad educativa en el complejo. Se realizarán cursos de árabe, del corán y de jurisprudencia. Habrá además actividades culturales abiertas, y, semanalmente, conferencias. Una de las actividades más llamativas será la conferencia internacional sobre la herencia islámica en Al-Andalus.

Pero este complejo no pretende sólo ser para los granadinos, sino que tiene un espíritu internacional. Así, la meaquita de Granada y su centro islámico serán el foco que mantenga un constante contacto e intercambio de conocimiento y acción con el resto de los musulmanes europeos o afincados en Europa, e incluso que perfiel una nueva identidad islámica europea. Y, además, está destinada, según sus promotores, a ser el epicentro de una vigorosa reactivación del conocimiento islámico, y para ello traducirá, investigará y publicará textos en español, tanto para dar a conocer el islam a los no musulmanes como para producir texto para el estudio a los musulmanes.



No sólo un lugar de oración

El complejo de la Mezquita, que está situado junto a una de los más famosos lugares de la ciudad, está dividido en tres partes distintas: el edificio de la Mezquita, el Centro Islámico y los jardines.
La entrada principal conduce a un patio que tiene una fuente con varios
surtidores, hecha en bello mosaico Andalusí por artesanos llegados desde
Fez.

El Centro Islámico tiene tres plantas. La más alta incluye la vivienda del
almuédano (la persona encargada de llamar a la oración desde el alminar de la mezquita) que también será el encargado del mantenimiento de la Mezquita.

La primera planta contiene una sala de conferencias con una capacidad para 140 personas, la biblioteca, las oficinas del director y de la administración, así como un espacioso vestíbulo. En la planta baja está la entrada principal del Centro, un espacio que servirá para realizar diversas exposiciones abiertas al público. En esta zona se sitúa la zona de actividades comunitarias, con pequeñas oficinas y un gran salón multiusos, que puede ser habilitado como comedor al contar con una cocina industrial en una sala adjunta.

Los jardines son, ciertamente, uno de los más bellos lugares del complejo. Están situados en la cima de la colina del Albayzín –la antigua ciudad musulmana–, desde donde se ve una excelente panorámica de los palacios de la Alhambra, con Sierra Nevada al fondo: una de las más pintorescas vistas de Europa.

El Mirador de San Nicolás donde se localiza la Mezquita– es visitado a diario por un incontable número de turistas de todo el mundo. Y precisamente por esta razón, el Ayuntamiento de Granada obliga a que los jardines de la Mezquita sean de acceso público durante el día.

El bello diseño andalusí y la atmósfera de estos jardines harán de ellos un sitio ideal para recepciones y presentaciones con información acerca de la Mezquita, las prácticas del Islam, la herencia Islámica de España, etc. Los jardines tendrán unos aseos separados del resto de la construcción y un quiosco con literatura islámica y folletos en varios idiomas. También serán lugar de encuentro para viajeros musulmanes de todo el mundo que tendrán otro aliciente más para visitar la antigua capital del reino nazarí.


Continua actividad social

Si la actividad principal de la Mezquita es la oración y el establecimiento
del Islam, en un entorno europeo abarcará mucho más que el rezo. En este
sentido, en la vida de la Mezquita de Granada habrá tres aspectos que serán
fundamentales: la presentación del Islam y la clarificación de los más
comunes malentendidos o desencuentros a los no musulmanes, la educación y la formación continua para musulmanes, y actuar como corazón de la vida de la comunidad islámica.

Actividades como las visitas guiadas para estudiantes, asociaciones o grupos profesionales, atención de visitantes extranjeros, relaciones con los medios
de comunicación, conferencias, exposiciones, cursos de árabe, talleres especiales, o la escuela coránica para niños, serán parte de la programación del Centro Islámico. Otra importante actividad será la edición de publicaciones de diversa índole y la biblioteca, que estará dotada de unos fondos útiles, permanentemente actualizados, sobre conocimiento islámico.