Titulares
 
 

Diario
EL PAÍS | Sociedad - 02-07-2003

El fiscal pide tres años de prisión para el imam de Fuengirola.
Mohamed Kamal justificó en un libro el maltrato fisíco a las mujeres (PERE RÍOS - Barcelona)

La fiscalía ha presentado escrito de acusación contra el imam de Fuengirola, Mohamed Kamal Mostafa, en el que solicita tres años de prisión y 10.800 euros de multa por haber escrito el libro La mujer en el islam, en el que justifica el maltrato a las mujeres y explica cómo golpearlas sin dejar huella.

La acusación pública considera que la obra "choca frontalmente con los principios y preceptos constitucionales más elementales".

 




 
 

El escrito de la fiscalía acusa al imam de cometer un delito contra los derechos fundamentales y las libertades públicas tipificado en el artículo 510.1 del Código Penal. Ese precepto castiga con penas de uno a tres años de cárcel a "los que provocaren a la discriminación, al odio o a la violencia (...) por motivos racistas, antisemitas (...) religión o creencias, situación familiar" o "la pertenencia de sus miembros a una etnia o raza, su origen nacional, su sexo". En este caso, por tanto, la fiscalía pide la pena máxima de prisión que permite la ley y una multa de 10.800 euros, superando incluso la petición de dos años de cárcel que realizó la acusación particular, ejercida por la abogada María José Varela en nombre de 101 asociaciones que hace tres años se querellaron contra el imam.

La acusación pública sostiene que Mohamed Kamal Mostafa "dispone de autoridad moral y social indiscutida" por su condición de imam de Fuengirola y consejero de la Federación de Entidades Religiosas Musulmanas en España. De ahí que escribiera en 1997 el libro La mujer en el islam, "mediante el que intentó de forma reiterada convencer a sus lectores a que adoptaran actitudes claras de discriminación contra toda mujer por el simple hecho de serlo".

La fiscalía asegura que el libro justifica la violencia física y psíquica, así como "la inferioridad de la mujer respecto del hombre en todas sus facetas y aspectos de la vida cotidiana, que, obviamente conlleva la obediencia sumisa al varón por el mero hecho de serlo". El escrito de acusación menciona varias citas en las que se evidencia esta discriminación de la mujer y alude al capítulo titulado "malos tratos", que contiene las citas más evidentes. En palabras de la fiscalía, las páginas 86 y 87 son la "forma explícita y pormenorizada de cómo debe ser ejercida la violencia por parte del hombre sobre la mujer".


Una vara "fina y ligera"

En el libro se explica que "los golpes se han de administrar en unas partes concretas del cuerpo como los pies y las manos, debiendo utilizar una vara no demasiado gruesa. Es decir, ha de ser fina y ligera para que no deje cicatrices o hematomas en el cuerpo". En otro momento se afirma: "Los golpes no han de ser fuertes y duros, porque la finalidad es hacer sufrir psicológicamente y no humillar y maltratar físicamente". El imam también escribe: "No se debe golpear las partes sensibles del cuerpo" y "nunca se debe pegar en una situación de furia exacerbada y ciega para evitar males mayores".

En páginas anteriores, se incluyen frases como "el testimonio de un hombre vale el testimonio de dos mujeres" o "en la familia sólo cabe una autoridad suprema que pueda zanjar las divergencias e impedir el desorden y ésta la ostentará el hombre".

De la obra La mujer en el islam se imprimieron dos ediciones en la Casa del Libro Árabe de Barcelona. En la primera se publicaron 800 ejemplares, que se distribuyeron gratuitamente en los centros islámicos. De la segunda, se imprimieron 1.668 ejemplares, 1.500 de los cuales se remitieron a la mezquita de Fuengirola, otros 124 al Centro Islámico de Madrid para repartirlos en la mezquita de la M-30 y el resto se los quedó el editor. La fiscalía solicita el decomiso de los ejemplares y de todo el material empleado para la impresión. Tras la presentación del escrito de acusación, ya sólo queda que el juez instructor abra juicio oral y que se fije la fecha de la vista.