Fragmentos
 
 
imperturbable

No tiene mucho mérito ser imperturbable si a tu lado no hay nadie que perturbe.



Paciencia

Bismilah
La paciencia (sabr) es una medicina amarga cuyos frutos son dulces.
"Sabr" es ser paciente con la paciencia.

La primera paciencia que hay que aprender es la paciencia con los demás. Es la más difícil y si se consigue, es un gran logro y una gran victoria. Contiene la semilla de la indulgencia con los demás y en consecuencia, la noble cualidad que es la compasión ante la debilidad de los seres humanos. La segunda paciencia es la paciencia con uno mismo. Si uno es rígido con el yo, éste se marchita. Al yo no le gusta que se le trate con dureza, no digamos ya el que se le cambie. El faqir ordinario modificará las acciones equivocadas al primer intento. El "inteligente" que argumenta e intelectualiza, puede repetir la acción equivocada varias veces antes de abandonarla. El faqir tiene que porfiar una y otra vez contra el yo. Si es paciente, verá la forma de ganar la batalla contra sí mismo con astucia. Quien puede hacer ésto, ha encontrado una vía rápida y una victoria segura.
















 
 

La tercera paciencia es la paciencia con el Decreto de Allah. A ésto es a lo que hace referencia Imam Yunayd. Esto es hacerse con el auténtico núcleo de la doctrina de tawhid. No se refiere tan sólo a la adversidad y al dolor, algo que puede resultar posible o incluso fácil. Lo difícil y apremiante es la paciencia en el terreno de los acontecimientos. "Allah quiere algo y tú quieres algo. Lo que tú quieres no es lo que Allah quiere, pero has de saber que lo que Allah quiere ocurrirá con toda seguridad". La paciencia en su plenitud es querer lo que Allah quiere en cada momento.



El Silencio

Bismillah
Le preguntaron a Abu Bakr al-Farisi sobre el silencio del ser interior, el (sirr), y dijo:
“El silencio es el abandono de la ocupación con el pasado y el futuro.”
También dijo: “Cuando el siervo habla sobre lo que le concierne y lo que debe, está dentro de los límites del silencio.”



Solos

bismillah
Allah dijo a David (as) : "No intimes demasiado con los hombres; hay dos clases de personas que serán excluidas de mi presencia: aquellos diligentes para obtener recompensas y perezosos cuando las han obtenido, y aquellos que prefieren sus propios pensamientos a Mí.
La muestra de mi desagrado es que los dejo consigo mismos".



El amor a Dios...

El santo Fudhail dijo a un cierto hombre: "Si alguien te pregunta si amas a Dios, mantente en silencio; porque si dices: 'No le amo', eres un infiel; y si dices 'Sí', tus hechos te contradicen".



Ser Verdadero

Bismillah:
Un hombre real es aquel quien su mayor distinción es ser verdadero, en quien la verdad ha encontrado un héroe valiente, quien toma la verdad desde la fuente y se la da a quienes son capaces de mantenerla en la medida que merecen.
El que se mezcla con las cosas del mundo se está mezclando en el juicio de Dios.
Sabio es aquél que no engaña al mundo ni es engañado por el mundo.

Sefer Dal Efendi (ra)



Hijo del momento

Los sufís se esfuerzan en ocuparse únicamente de lo que corresponde a ese momento.



Cero

En el Sufismo la grandeza reside en el que se hace pequeño, no grande. Bayazid estaba lo más cerca que se puede estar del cero".



Acerca de la verdad

La esencia del sufismo es la Verdad. La definición del
sufismo es el conocimiento certero y la realización de
esa Verdad.

La práctica del sufismo el el propósito de caminar
hacia la Verda por medio del Amor intenso y la
devoción. Este es el
Tariqat, o sendero espiritual hacia Dios.

El Sufí es aquel que ama la Verdad, quien por medio
del Amor y la devoción hace el peregrinaje hacia esa
Verdad o
Perfección Absoluta, y por el Pudor que siente hacia
ella se aleja de todo lo que no sea la Verdadera
Realidad. Los sufíes
dicen: "A quienes tienen apego a este mundo les está
vedado el otro mundo; a los del otro mundo les está
vedado este mundo.
Ambos mundos le están vedados al sufí"

Esta misma idea es expresada por Shebli cuando dice:
"Quien muere con amor a este mundo, es un hipócrita;
quien muere con
el anhelo del Paraíso es un ascéta; pero quien muere
enamorado de la Verdad, es un sufí".



El derviche

El derviche no tiene preocupaciones ni cuidados, su unico inquietud es Dios, su dolor es Dios, su remedio es Dios, su cura es Dios, su causa es Dios