Fragmentos
 
 

Los 4 Errores

No estés entre aquellos que no prestan atención al buen consejo, y que no practican lo que oyen. Cuatro son las cosas que te hacen desaparecer en tu sendero:

Primero: Que no practiques lo que sabes [la ta’maluina bima ta’lamun];

Segundo: Que practiques lo que no sabes [ta’maluina bima la ta’lamun];

Tercero: Que no aprendas lo que no sabes [la tata’allamuna ma la ta’lamun];

Cuarto: Que le impidas a la gente aprender lo que no saben [min ta’allumi ma la ya’lamun].

Hz Abdud Qadir al Jilani



Errores

Bismillah
Un hombre que había cometido diversos errores, se arrepintió amargamente y retomó el justo sendero. Después de un tiempo, los deseos de cosas mundanas se le volvieron a presentar con más fuerza que antes y nueva¬mente se entregó a malos actos y pensamientos. Luego, la pena estrujó su corazón y lo redujo a un estado miserable. Nuevamente deseó cambiar de actitud pero no tenía la fuerza necesaria para hacerlo. Día y noche, como un grano de trigo en la sartén, su corazón no encontraba sosiego; sus lágrimas mojaban el polvo del camino.






















 
 


Una mañana, una voz misteriosa le dijo:
"Escucha al Señor del Mundo. Cuando te arrepentiste por primera vez, acepté tu penitencia. Podría haberte castigado y no lo hice.
Cuando caíste en pecado por segunda vez, te tuve paciencia, y a pesar de mi cólera no causé tu muerte.
Hoy reconoces tu perfidia y deseas regresar a mí por tercera vez. ¡Hazlo, retoma el Camino, te abriré la puerta y te esperaré! Cuando tu actitud haya cambiado verdaderamente tus pecados serán perdonados".

Extraido de la Asamblea de os Pajaros
de Farid Ud-Din Attar



Derviche

Un Derviche es llamado un fakir , el que nada posee, ni siquiera a si mismo. Pero en realidad el posee todo, y nada ni nadie en este mundo lo posee a el.



Iluminacion

En Sufismo, el asunto no es iluminar a todos lo más rápido posible, sino ir paso a paso desarrollando los atributos de la madurez.
Se debe pasar por cierta educación previa antes de que uno tenga el privilegio de recibir el tipo de ayuda que podría incrementar las probabilidades de la iluminación biológica.

El Sufismo es la reconciliación de todos los opuestos: lo externo y lo interno, lo material y lo espiritual, lo finito y lo infinito, el aquí y el más allá, la libertad y la servidumbre, lo humano y lo divino.
La iluminación del Sufi no le impide a él o ella funcionar de manera práctica y humilde en la vida, no le da derecho a un trato especial, no le excluye de las inevitables penas y alegrías de la vida.
La unión del Sufi con Dios no cancela la servidumbre.



Amigo? claro !!

Puedes venir cuando desees a ser nuestro amigo. Pero si deseas ser uno de nosotros.........entonces tienes que ser capaz de decir:
"Soy el polvo en el camino de Muhammad (swas) ." (Mevlana Jelaluddin Rumi)



Como encontrar a Dios?

Solo cuando tu amor propio se vaya
El Amado entrará.
En ti, sin ti
El desplegará Sus bellezas que todos verán"



Animalidad II

Oh buscador de la Verdad! Hemos dicho que el yo inferior tiene siete niveles, ahora vamos a explicarlos para que quien busca la Verdad pueda evaluar su nivel de logro, y con este entendimiento, evite el ser rebajado en el mundo eterno, y alejarse de la Verdad.

El yo dominador

Y no estoy libre de culpa ciertamente el alma se inclina al mal. (C.12:53)

El yo dominador se empeña en alejarnos de lo bueno, y de realizar la Verdad. Mientras estamos bajo su control, nos desvía constantemente hacia la negatividad, haciéndonos errar. Conduce el corazón y el alma de su víctima a la más degradante disipasión. El yo dominador es el yo natural de los no creyentes, tiranos, hipócritas, y descarriados de todo tipo. Es el yo de la negatividad, y de quienes cometen las siguientes transgresiones:

· Persistir en la perpetración irrestricta de errores mayores, como el asesinato, el consumo de alcohol, actividades sexuales ilícitas, la explotación de los huérfanos, dar falso testimonio o extender rumores maliciosos. Ser arrogante y tener una actitud condescendiente hacia la demás gente; negarse a aceptar lo que otros dicen aun cuando sea verdad. Entre otros

El yo censor
Wa-la uqsimu bi-n-nafsi-l-lawwamah.

Y llamo para que sea testigo al espíritu de autoreproche (evita el mal). (C.75:2)

El yo censor es en ocasiones iluminado espiritualmente. Puede ser obediente a Al-láh, el Mensajero, el Libro y la fuerza del alma divina. Puede rebelarse a veces, pero después lo lamenta. Entonces se pregunta a sí mismo, reprochándose, "¿Por qué abandoné mi arrepentimiento y desobedecí a mi Señor?" Este yo es inherente a aquellos creyentes que experimentan un sentimiento de culpa cuando yerran, y que se reprochan sus caídas. Para librarse en estos nueve vicios, es necesario arrepentirse y ejercitar el autocontrol. Si se falla en hacer esto, esta vida sólo puede resultar en llanto inútil y en lamentaciones en el Más Allá.

El yo inspirado
Fa-alhamaha fururaha wa-taqwaha.

Y Él le imprimió al yo un sentido del error y la piedad. (C.1:9)

El yo inspirado tiene un carácter bendito porque la Verdad Divina concede el conocimiento a aquellos que lo alcanzan. Este yo es inherente a los estudiosos entre los creyentes. En este nivel El Señor empapa su corazón en el conocimiento, enseñándole cosas que nunca conoció. Quien ha alcanzado esta etapa debe luchar para trascenderla, de lo contrario será culpable de insinceridad al fallar en actua sobre el conocimiento que se ha recibido. ¡Oh Señor, concédeme el actuar con base en la sinceridad!

(El Adorno de Corazones) Sheikh Muzzafer Ozak ra



Condicion

"La primera exigencia, la primera condición, la primera prueba para alguien que desea trabajar sobre sí es cambiar la evaluación que tiene de sí.
No debe imaginar, creer o pensar,lo que es, sino ver y realmente ver- las cosas en sí mismo que nunca había visto."
Ver Su realidad

G Gurdjieff



Nuestra animalidad

Debes saber sin lugar a duda que en el cuerpo humano se encuentran dos grandes fuerzas. Ambas quisieran declararse regentes y dueñas del reino físico y de todo el ser. Una de estas fuerzas es el yo inferior, la otra, el alma divina.
Quien logra someter al yo inferior y al principio de la negatividad y es superior a los ángeles.

Y honramos a los hijos de Adán. (C. 17:70)

Una persona en la que el yo inferior y El principio de la negatividad que opera en el mundo con el permiso divino controlan al alma divina y a la razón, vivirá en este mundo como un animal, o caerá incluso más bajo que el nivel animal desde el punto de vista del error y la maldad.

Son como ganado, no, aún más desviados. (C.7:79)

Cuando el yo inferior ejerce el control, la razón se convierte en su esclava, hasta que finalmente deja de merecer el nombre de razón.
Aquel que comete toda clase de perversidades de las que ni las bestias serían capaces, se aleja de la Verdad, y enfrenta el desastre en este mundo y el tormento en el Más Allá.

Si alguien puede lograr reformar su yo inferior, colocándolo bajo el control del alma divina y la razón, obtendrá la auténtica libertad en este mundo transitorio. Pero si sucede lo contrario, la persona será para siempre esclava del yo inferior.
(Adornos de los Corazones-Sheikh Muzaffer Ozak ra)



Modificar

En tanto cada uno de nosotros no cambie su forma de pensar, su forma de sentir y de proceder, estamos aprisionados por los viejos significados, los viejos sentimientos, las viejas formas de pensar, las viejas formas de proceder.

De manera que aunque luzcamos diferentes por fuera, por dentro seguimos siendo igual.
Pensamos lo mismo, siempre sentimos lo mismo, siempre procedemos de la misma manera.

Estamos atados a un modelo que ni siquiera es nuestro...... mecanismos sentimentales y mentales que hacen que mañana sean lo mismo que hoy.