Festividades
 
Año nuevo en Islam
El Mes Sagrado de Muharram

En el mes sagrado de Muharram para quien lo desee se sugiere ayunar los primeros once días de este mes, y para aquellos que puedan hacerlo.

Sobre el Décimo Día de Muharrem y su Importancia
"El número de meses para Allah son doce, en el libro de Allah, el día en que creó los cielos y la tierra. De ellos, cuatro son sagrados. " (Bara’t 9:36)

 




 
 
El primer mes del año es Muharrem y el primero de los meses sagrados es el mes de Muharrem. Que Allah El Altísimo bendiga a mis hijos, a toda la Ummeti Muhammed y a toda la humanidad con fe, razón, paz y prosperidad.

El décimo día de Muharrem es de gran importancia. Cuando el Mensajero de Allah llegó a Medina, encontró a los Judíos de la ciudad ayunando ese día. Cuando les preguntó, le contestaron que estaban celebrando la victoria del Profeta Moisés sobre el Faraón, cuando Allah El Altísimo ahogó al ejército del Faraón en el Mar Rojo. Y el Mensajero de Allah respondió: "Tenemos aún mas derecho a ayunar en este día." Pero para distinguir a los Musulmanes de los Judíos le ordenó a su gente que ayunara el día anterior, el noveno día de Muharrem.

El día décimo de Muharrem, inshallah, ayunaremos ese día y nos reuniremos para romper el ayuno y luego realizar la oración especial informada por Hadrat Ibn Abbas, r.a., que consiste en cuatro ciclos, en cada ciclo recitando la Sura Fatiha una vez y la Sura Ihlas cincuenta y una vez. Después de la oración, recitaremos setenta salawats al Profeta (saws)

En un hadiz registrado por Ibn Abbas r.a., Rasulallah, saws, dice. "Cuando ayunan en el bendito día de Ashura, Allah El Altísimo los recompensará con ayuno y oraciones equivalente a sesenta años. Recibirán recompensas equivalentes a las de mil mártires, recompensas equivalentes a las bendiciones que habitan en los siete cielos. Si alguien ofreciera a un creyente un banquete al romper el ayuno, recibirá las recompensas como si hubiese alimentado a toda la Ummeti Muhammad.

"Si muestran amor y compasión y acarician la cabeza de un huérfano o un niño pobre, Allah aumentará su nivel en el Paraíso tanto como los pelos en la cabeza de ese niño."

Luego Hadrat Omar, r.a. le preguntó al Profeta saws, cual era la importancia de este día por sobre los demás días, el Mensajero de Allah saws respondió: " Allah El Altísimo creó Su Trono, Su Escaño, Su Tabla Sagrada y Lápiz en este día. Creó a Gabriel (as), y a todos los ángeles en ese día. El creó los cielos, las estrellas y la tierra ese día. La primera lluvia cayó en la Tierra ese día, creó a Adán, as, en ese día, lo puso en Su paraíso y le perdonó su pecado por comer el fruto prohibido. El profeta Abraham nació en ese día; Allah lo salvó del fuego de Nimrod y salvó a su hijo Ismael de ser sacrificado en ese día. Tomó al Profeta Idries y lo llevó a los cielos. Y curó la enfermedad del profeta Ayyub. Perdonó los pecados al profeta David, y le dio a su hijo, Salomón, su reino ese día.

"El arca de Noé encontró tierra segura en el monte Judi en ese día. El profeta Moisés se salvó del ejército del Faraón, el profeta Jonás salió del estómago de la ballena y Jesús fue llevado a los cielos en ese día. El fin de los mundos llegará el día décimo de Muharrem. Si alguien toma ablución total en el día de Ashura, con excepción de la enfermedad que le causará su muerte, estará a salvo de cualquier otra enfermedad. Quien da en forma generosa de lo suyo a aquellos que están en necesidad, Allah aumentará su riqueza el resto del año. Quien celebre este día no sentirá dolor cuando le llegue el momento de la muerte.

Abu Huraira, informa que el Mensajero de Allah saws, dice: "El mejor ayuno en la opinión de Allah El Altísimo, después del ayuno del mes de Ramadán, es ayunar en el día de Ashura, en el mes de Muharrem; y la mejor oración después de los rezos obligatorios es el rezo de la noche en el décimo día de Muharrem."

Sin embargo esa noche es también una noche de pesar para los Musulmanes, pues esa noche el amado del Amado de Allah Hadrat Husein r.a, fue martirizado en un lugar llamado Kerbubela en Iraq. Brevemente el incidente fue así.

Después que El Amado de Allah se fue donde su Señor, parte de los territorios Islámicos cayeron bajo el dominio de tiranos. El pueblo de Iraq, escribió muchas cartas y envió muchos mensajeros al amado nieto del Profeta, Hadrat Husein, r.a, el hijo de la bendita Fátima, r.a, y Hadrat Ali, r.a, quienes ya habían dejado este mundo. Le rogaban que fuese y los salvara de la tiranía de su regidor.

Aquellos que dicen que este no es un día para celebrar, sino para lamentar, también se atreven a criticar al Imán Husein, por no tomar en cuenta el consejo de los ancianos en Medina de no ir.

Aquellos que aman al Amado de Allah y aquellos a quien el amó, debieran saber que ellos no actúan de acuerdo a la lógica común sino de acuerdo a lo que les ordena Allah. Porque no es la lógica sino Allah quien los guía. Algunas veces son guiados a sacrificarse a sí mismo y a sus amados para ser una lección para aquellos que vendrán después, van a la muerte sabiendo lo que les va a suceder, aceptándolo.

Se dice que cuando Hadrat Husein, r.a, montó su caballo para ir a Kerbubela, su hermana, Hadrat Zeyneb r.a, le rogó diciendo: "Tu sabes bien lo que los enemigos de nuestro abuelo y de nuestro padre, y tu hermano, nuestro tío les hicieron. ¿Adónde vas? Seremos destruidos si tú eres destruido." Hadrat Husein les pidió que miraran al cielo y Allah les mostró lo que le iba a suceder. Su hija Sukaynah, gritó y dijo: "Oh padre te están haciendo pedazos." Y él le contestó: "Si, voy viendo lo que ves y sabiendo cual será mi final."

Cuando con su pequeño grupo de seguidores llegó a Kerbubela, donde habría de juntarse con el pueblo de Iraq que lo había llamado para salvarlos, no encontró a nadie. Se habían unido al enemigo y se encontró rodeado. Se quedaron en un lugar donde no había agua para tomar ni tampoco les dieron agua. Antes que la batalla comenzara Hadrat Husein con su bebé sediento en sus brazos, le dijo al enemigo: "¿No nos habían invitado a venir?, ¿No nos pidieron ayuda? ¿No tienen vergüenza? ¿No nos reconocen? Yo soy el hijo de Hadrat Fátima, el nieto de su Profeta ¿Acaso he herido a alguien entre ustedes que quiera buscar venganza? La respuesta fue una flecha que mató al bebé en sus brazos. Después de esto desenvainó su espada. Mientras se defendía, quien le atacase era aniquilado, entonces escuchó a su Señor decir: "Oh amado de Mi Amado, te he enviado para que cayeras como mártir y estás actuando como un héroe." Mientras oía esto, cayó herido. Tenía setenta y tres heridas en su cuerpo.

Mientras masacraban a hombres, mujeres y niños; todos miembros de la familia del Profeta, los malditos que se llamaban a sí mismo Musulmanes decían: "Apresurémonos con esto o llegaremos tarde para el rezo del mediodía." Aún en nuestros días esto continua por lucro, poder y fama. Aquellos que dicen ser Musulmanes, no dudan en matar y torturar a otros seres humanos y a otros Musulmanes en nombre de la religión.

Todas las bendiciones sean para Allah, hay algunos que aún no tienen el espíritu del sultán de los mártires que siguen la orden del amado de Allah: "Cuando un Musulmán encuentra tiranía, debiera eliminarla con sus manos. Si es incapaz de hacerlo, debiera tratar con su lengua. Si es incapaz de incluso aquello, debiera al menos sentir una profunda compasión en su corazón por los tiranizados, y rogar a Allah para que los salve. Esto último es lo mínimo de la verdadera fe."

En este día también celebramos a aquellos que tienen las huellas del espíritu del amado del Amado de Allah, Hadrat Husein r.a.

Otros sucesos en ese día
Este Día de Ashura, el décimo día de Muharram, ha sido un día particularmente bendito. Fue en este día que el venerado Jonás fue liberado de la barriga de la ballena; que el Arca del venerado Noé descansó en la Montaña Judi, mientras su prueba llegaba a su fin; Abraham fue rescatado del horno de Nimrod; que el venerado Moisés triunfó sobre el Faraón y los Niños de Israel fueron liberados de la cautividad; un día en que Jesús fue elevado a los cielos.

Todas estas cosas pasaron en el Décimo Día de Muharram.
Pero este mismo Día de Ashura también fue el día del martirio para el venerado Husayn, el nieto del Mensajero. Es por consiguiente exteriormente un día de dolor para los creyentes, cuando ellos revocan cómo el Imán alcanzó el rango de mártir en las manos de los tiranos.

Este día es también el día de realización, cuando la Estación de Plausibilidad fue conferida totalmente al Mensajero, con en él sea la paz, que ningún otro Profeta había podido lograr, y el día de salvación para los creyentes que se acongojan por el suceso del venerado Husayn y su casa. Exteriormente un día de infortunio, es en la realidad el día que marca el sacrificio hecho por el Imán Husayn para enseñar a la Comunidad el no obedecer a un tirano o a la tiranía y, si es necesario, el ofrecer la vida de uno por esta causa.